Archivo de Público
Jueves, 24 de Marzo de 2011

La puerta de los jueces se abre para Ana Rosa

Acudió a declarar como imputada por la entrevista que realizó a Isabel García y salió por una puerta para magistrados

ANTONIO GONZÁLEZ ·24/03/2011 - 01:00h

Ana Rosa, ayer tras prestar declaración. miguel g. castro

Ana Rosa Quintana no es cualquiera. La reina de las mañanas televisivas parece serlo también de los juzgados. Así al menos se desprende del trato especial que recibió ayer en los juzgados de Plaza de Castilla, en Madrid, donde acudió a declarar como imputada por la entrevista que realizó a Isabel García, la esposa de Santiago del Valle, condenado por el asesinato de la niña Mari Luz Cortés.

Y es que, a diferencia de lo que ocurre con cualquier imputado, que debe entrar en el edificio por las puertas habilitadas al efecto, la popular presentadora de Telecinco logró introducirse en las dependencias, sin ser vista, a través del garaje destinado a los magistrados y los funcionarios. Poco antes, a eso de las 17.00 horas, había intentado acceder por la puerta de la calle Capitán Haya, donde fue denegada su entrada ya que a partir de las 14.00 horas no se permite el acceso porque no hay juicios.

La periodista entró y salió por el garaje de los magistrados para evitar a la prensa

Tras declarar ante la titular del Juzgado 43, Coro Cillán, Quintana salió del edificio usando la misma puerta de los jueces y a bordo de un vehículo con los cristales tintados donde también iba un magistrado, el titular del juzgado número 9, según fuentes de los juzgados. El juez que acompañó a Ana Rosa a la salida volvió poco después al edificio en su vehículo.

Al parecer, esta forma de proceder tan poco habitual, que permitió a Ana Rosa Quintana evitar a la prensa que esperaba en la puerta principal de los juzgados y en la del juzgado de guardia, contraviene las normas internas de los juzgados de Plaza de Castilla.

En cuanto su declaración ante la jueza, que investiga si hubo un delito de coacciones en las circunstancias que rodearon la entrevista a Isabel García, Quintana, que estuvo ante la magistrada desde las 17.30 hasta las 19 horas, aseguró que no hubo coacciones y dejó claro su deseo de colaborar con la Justicia, según fuentes de su productora, Cuarzo. El martes Quintana se defendió indicando que "cuando uno pelea, pelea", y añadió: "Brindo por nuestra profesión, brindo por la libertad de expresión".

En la misma causa están imputadas otras nueve personas, entre ellas periodistas de Telecinco y Antena 3.

Por último, Isabel García declaró que los que la entrevistaron estuvieron detrás de ella durante varios días sin dejarla hablar con nadie y no le pagaron los entre 600 y 800 euros prometidos.