Archivo de Público
Jueves, 24 de Marzo de 2011

La presión de Obama no logra un pacto en la OTAN

La coalición del ataque convoca a los países miembros de la Liga Árabe a una reunión para que se impliquen de forma más activa en la misión

DANIEL BASTEIRO ·24/03/2011 - 01:00h

Un caza francés Rafale se prepara a despegar desde el portaaviones Charles de Gaulle'. roberte quarante / reuters

Ni el anuncio de Barack Obama a renunciar al mando de la operación en Libia bastó para desencadenar un acuerdo de la OTAN. Una nueva reunión de la Alianza Atlántica concluyó ayer sin ningún progreso para responder a la cesión del mando norteamericano, que se producirá "en unos días, no semanas", según Obama. "El debate avanza con espíritu constructivo", insistió ayer Oana Lungescu, portavoz de la organización.

En realidad, el debate se ha trasladado a las capitales europeas, que revisan el informe de 140 páginas con la planificación técnica hecha por los militares de la Alianza para imponer el bloqueo aéreo sobre Libia. El informe, que detalla el uso de medios aéreos y navales necesarios, así como el empleo de las bases aliadas, fue aprobado el martes junto con la ejecución de un embargo marítimo de armas que, según la OTAN, Muamar Gadafiha seguido recibiendo en las últimas semanas. Un submarino y una fragata españolas forman parte de esta operación, bautizada como Protector unificado.

Turquía y Francia lideran la oposición a que la Alianza dirija la ofensiva

Aunque Alemania causó un verdadero terremoto en la Unión Europea y la OTAN al abstenerse en la ONU sobre el bloqueo aéreo, ahora la oposición a la implicación de la Alianza la lideran Turquía y Francia. Ankara prefiere que el único paraguas institucional sea la declaración política del Consejo de Seguridad, mientras que Francia rechaza que la Alianza esté totalmente al mando de la ofensiva.

Recelo parcial

Sin embargo, la oposición de Francia no es total. El ministro de Exteriores, Alain Juppé, reconoció ayer que la Alianza se implicará en las operaciones por su experiencia y estructura militar, que evitará una compleja organización de los miembros de la actual coalición si la misión se prolonga.

Londres considera vital la participación de los países árabes en la intervención

"La OTAN intervendrá porque está diseñada para esto", aseguró. Lo que París no acepta, pese a las presiones de EEUU y Reino Unido, es que el mando político, de gran valor simbólico, recaiga en la misma organización que tras casi una década no ha sido capaz de hacerse respetar en Afganistán.

Francia y Reino Unido convocaron ayer una reunión de ministros de Exteriores de la coalición del ataque, para el martes, en Londres. A ella asistirán miembros de la Liga Árabe dispuestos a atacar a Gadafi, a quien consideran una amenaza mayor que la intervención en uno de los países de la organización. "Es vital que la comunidad internacional siga actuando coordinada", reivindicó el británico William Hague, que ha cursado numerosas invitaciones a países árabes.

Mañana, una cumbre de líderes de la UE debatirá sobre la situación en Libia. En ella se esperan amargos reproches de Nicolas Sarkozy a los socios europeos que se niegan a participar y además critican a los miembros de la coalición que han decidido hacerlo. El objetivo es que de la reunión salga una "abstención positiva" de Alemania y el acuerdo para una misión de ayuda humanitaria.