Archivo de Público
Miércoles, 23 de Marzo de 2011

Europa descarta riesgos por la radiación

Bruselas excluye una prohibición de productos agrícolas japoneses

PÚBLICO ·23/03/2011 - 22:45h

La nube tóxica debida a las explosiones en la central nuclear de Fukushima, en Japón, está llegando a Europa, pero no será peligrosa para la salud. Mientras el Instituto Francés de Radioprotección y de Seguridad Nuclear anunciaba el lunes la llegada con los vientos de residuos radiactivos a Francia y Bélgica, la Comisión Europea aseguró este miércoles que no hay radiactividad en el continente europeo y descartó una prohibición o restricciones a la entrada de productos agroalimentarios japoneses, aunque mantuvo sus recomendaciones a los países comunitarios para verificar si esas importaciones tienen radiactividad.

"En tiempos normales, los estados miembros deben medir los niveles de radiactividad al menos una vez al día. Tras la crisis en Japón, deben hacerlo cada hora. Hasta ahora, no se ha detectado radiactividad", dijo la Comisión Europea. Tras anunciar EEUU, Canadá e Islandia que habían detectado partículas de yodo contaminantes procedentes de Japón, las autoridades meteorológicas de Bélgica no confirmaron la versión francesa, si bien admitieron que podría llegar, a unos 6.000 metros de altitud por encima de Francia, antes del fin de semana, alguna concentración radiactiva, aunque no peligrosa para la salud. "Vamos a hallar esas partículas en todo el hemisferio norte, pero en concentraciones minúsculas", aclaró un especialista belga en asuntos nucleares.

Este miércoles, la Autoridad de Radiación y Seguridad Nuclear de Finlandia anunció que se han detectado partículas de yodo radiactivo procedentes de la central de Fukushima en dos estaciones de medición de Helsinki y Rovaniemi (Laponia), aunque "la concentración de partículas debería ser al menos un millón de veces mayor para que fuera necesario tomar algún tipo de medida", subrayaron.

El portavoz comunitario de Sanidad, Frédéric Vincent, explicó este miércoles que si un país comunitario encontrara un alimento nipón con ese problema, se pondría en marcha una reglamentación en la UE sobre accidentes nucleares y seguridad alimentaria que ahora no se aplica y, "por supuesto", se retirarían del mercado los lotes contaminados.