Archivo de Público
Miércoles, 23 de Marzo de 2011

Los obispos madrileños incitan a los católicos a votar "opiniones compatibles con la fe"

"Han de actuar según los imperativos de una conciencia bien formada en los principios de la recta razón", aseguran en un comunicado

PÚLBICO.ES / EP ·23/03/2011 - 17:53h

El cardenal Antonio María Rouco, recientemente reelegido presidente de la Conferencia Episcopal por cuarta vez, en una imagen de archivo. MÓNICA PATXOT

La Iglesia se movilizan de cara a las próximas elecciones autonómicas y municipales. Los obispos de la Provincia Eclesiástica de Madrid recomiendan a los católicos ante la cita electoral del 22 de mayo que voten "entre las opiniones políticas compatibles con la fe y la ley natural".

Lo hacen a través de un comunicado en el que destacan la importancia del voto como "bien común de la sociedad". En el texto alertan de 'los pecados' que pueden cometer aquellos que no voten "según los imperativos de una conciencia bien formada en los principios de la recta razón y del Magisterio de la Iglesia". Deben elegir entre "las opiniones políticas compatibles con la fe y la ley natural", aseguran.

"El ejercicio responsable del voto exige a todos un conocimiento suficiente de los programas electorales de los partidos políticos y un atento discernimiento de las medidas que proponen para llevarlos a la práctica", argumentan.

Aborto y eutanasia

Por ello, los obispos, que recientemente presentaron nueva campaña para cuestionar la eutanasia, piden que se tenga en cuenta que el derecho a la vida "debe ser eficazmente tutelado en todas las etapas de la existencia de la persona, desde su concepción hasta su muerte natural". "Ningún supuesto o real bien social o personal puede justificar la eliminación de un ser humano inocente por el aborto, incluida la llamada píldora del día siguiente, o la eutanasia", añaden.

Asimismo, defienden que el derecho a la libertad religiosa ha de ser también protegido, lo que comporta "la exigencia del respeto a los lugares de culto y a los signos religiosos, así como la tutela de la expresión y valoración públicas de las convicciones religiosas, especialmente las de la fe católica". Asimismo, reclaman el reconocimiento del derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones religiosas, morales y pedagógicas, lo que comporta que se haga efectivamente posible "tanto la iniciativa social en la creación y dirección de centros educativos, como la libre elección de los mismos" así como que las escuelas estatales "se abstengan de imponer una determinada educación religiosa o moral".

Por otro lado, insisten en que la familia "ha de ser objeto de un reconocimiento específico y de una promoción esmerada", a lo que unen que las leyes "deben reconocer, proteger y promover la institución del matrimonio, sin la que no es posible la vida familiar".