Archivo de Público
Miércoles, 23 de Marzo de 2011

La moción de la oposición portuguesa cierra la puerta a negociar los ajustes

EFE ·23/03/2011 - 15:41h

EFE - El candidato presidencial respaldado por el gobernante Partido Socialista (PS), el poeta Manuel Alegre, durante un acto. EFE/Archivo

La moción contra el último plan de ajuste económico del Gobierno socialista portugués presentada hoy en el Parlamento por la oposición conservadora cierra la puerta a la negociación, al incluir su rechazo como único punto.

El Partido Socialista luso, cuyo Gobierno puede caer tras la votación parlamentaria de hoy contra su programa de ajustes, instó varias veces en los últimos días a que los conservadores presentaran alguna alternativa para negociar las propuestas del Ejecutivo.

Pero la breve propuesta introducida en la Asamblea Legislativa por el Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha), principal de la oposición con 81 de los 230 diputados, sólo plantea el rechazo al Programa de Estabilidad y Crecimiento (PEC) presentado el lunes por el Gobierno de José Sócrates.

El Ejecutivo se había mostrado dispuesto a dialogar sobre cualquier alternativa de los conservadores, que apoyaron los anteriores tres PEC elaborados por el gabinete en el último año.

El PSD rechazó el último programa de austeridad con el argumento de que no había sido consultado con la oposición antes de presentarlo a Bruselas y de que impone nuevos sacrificios y revela la incapacidad del Gobierno para sacar al país de la crisis.

Las tres versiones del PEC negociadas con Bruselas y aplicadas ya en Portugal por exigencia de la crisis subieron los impuestos, redujeron los salarios, el gasto y las inversiones del sector público y cortaron los subsidios sociales.

El cuarto bloque de ajustes vuelve a endurecer la presión fiscal y recorta las pensiones más altas, entre otras medidas, para asegurar la reducción del déficit público de Portugal, que debe cerrar 2011 en el 4,6 %, la mitad de lo registrado al inicio del ejercicio pasado.

Los partidos de tendencia marxista del Parlamento, que tienen 31 diputados, han presentado otras propuestas también contra el PEC, que sólo cuenta con el apoyo de los 97 legisladores socialistas en la votación de hoy.

Dirigentes de los partidos políticos, entre ellos el socialista, y los medios de comunicación lusos se muestran convencidos de que Sócrates, aunque no ha confirmado sus intenciones, dimitirá después de que la oposición rechace su plan de austeridad.

El previsto rechazo del plan anticrisis puede así dejar a Portugal en manos de un Gobierno provisional y a la espera del resultado de elecciones anticipadas durante tres meses, cuando la presión de los mercados tiene al país al borde de un rescate financiero.