Archivo de Público
Miércoles, 23 de Marzo de 2011

Muere un anciano por un incendio en una residencia de Valencia

Un cigarrillo puede haber sido el causante del fuego. Otras 15 personas han resultado intoxicadas por el humo

PUBLICO.ES/EFE ·23/03/2011 - 09:07h

Un anciano ha muerto a consecuencia de un incendio declarado esta madrugada en una residencia de la tercera edad de la localidad de Picanya, en Valencia. Otras 15 personas han sido atendidas por inhalación de humo, nueve de las cuales han sido trasladas a centros hospitalarios. Al parecer, un cigarrillo podría haber sido el causante del fuego.

El anciano se quedó dormido fumando un cigarrillo

El fuego se inició alrededor de las 3.00 de la mañana en una habitación de la segunda planta del inmueble, donde dormía el anciano fallecido. Según las primeras hipótesis, el anciano, de 89 años, se habría quedado dormido mientras fumaba un cigarrillo que, al caerse, pudo desencadenar el fuego en una habitación del segundo piso del inmueble, situado en el número cuatro de la plaza de España.

Los sanitarios han atendido a 15 personas por intoxicación por humo,  nueve de las cuales fueron trasladadas a los hospitales Doctor Peset, General y La Fe, de Valencia por "intoxicaciones leves". De estas sólo quedan dos personas ingresadas en observación, una de las cuales es el director de la residencia, un hombre de 43 años, al que se espera que se le de el alta a lo largo de esta mañana, tras conocer el resultado de una analítica.

En la extinción del incendio participaron en un primer momento guardias civiles, policiales locales y tres trabajadores del centro geriátrico. A la llegada de los bomberos, procedentes de los parques de Torrent y Catarroja, ya se había extinguido el incendio, aunque todavía quedaba abundante humo por todas las dependencias de la residencia.

Los bomberos, revisaron todas las habitaciones, atendieron a los heridos y colaboraron en el traslado de los heridos a un centro sanitario. El incendio se dio por controlado poco antes de las 5.00 de la mañana. 

La residencia Amelia Piedras Millán es un centro privado de 55 plazas, aunque en el momento del incendio había registrados 46 residentes. Los ancianos que no han resultado intoxicados por humo fueron trasladados a otro ala del edificio que no resultó afectada por el fuego.