Archivo de Público
Martes, 22 de Marzo de 2011

Tasa de melanoma es mayor en mujeres blancas de altos ingresos

Reuters ·22/03/2011 - 19:41h

Por Genevra Pittman

Las adolescentes y jóvenes de comunidades con altos ingresos son más propensas a que se les diagnostique un melanoma, según reveló un estudio sobre casos de cáncer de piel en California.

Para los autores, esto se debe a que las mujeres con mejor nivel socioeconómico pasarían mucho más tiempo al sol, ya sea en el hogar, en vacaciones o en camas solares.

"Es realmente preocupante", opinó la dermatóloga Elizabeth Tanzi, de la Escuela de Medicina de la Johns Hopkins University, en Baltimore, que no participó del estudio.

"El mensaje de tomar sol de manera segura no está llegando a la población que más lo necesita", agregó Tanzi, que dirige el Instituto de Cirugía Dermatológica con Láser, en la ciudad de Washington.

El melanoma es el cáncer de piel más letal. El año pasado provocó la muerte de unas 9.000 personas en Estados Unidos, según el Instituto Nacional del Cáncer. La exposición a la luz ultravioleta (UV) aumenta el riesgo de desarrollarlo.

Los casos de melanoma en las mujeres blancas de Estados Unidos se duplicaron desde la década de 1970.

En el nuevo estudio, el equipo de la doctora Christina Clarke, del Instituto de Prevención del Cáncer de California, analizó los datos de un registro local de más de 3.800 casos de melanoma en adolescentes y mujeres de entre 15 y 39 años.

Los autores cruzaron esos datos con información del censo de Estados Unidos para determinar el nivel socioeconómico de cada mujer, según el nivel de educación e ingresos de sus barrios.

Las tasas de melanoma fueron significativamente más altas en las mujeres agrupadas dentro de la categoría socioeconómica más alta, según el estudio publicado en Archives of Dermatology.

En el 20 por ciento de los barrios más acomodados de California, entre cuatro y cinco de cada 100.000 jóvenes blancas fueron diagnosticadas con un melanoma en cinco años (entre 1998 y el 2002). En la fracción más pobre, en cambio, la tasa descendía a una de cada 100.000 en ese período.

Las mujeres más ricas no eran más propensas a sufrir melanoma sólo porque vivieran en las zonas más soleadas de California.

Al calcular el nivel de luz UV al que estaban expuestos los distintos barrios, el equipo halló que las mujeres más ricas en las zonas más soleados padecían melanoma un 75 por ciento más veces que las mujeres más pobres residentes en áreas con mayor radiación UV.

Clarke aclaró que las adolescentes de familias con mayores ingresos no recibían más diagnósticos de melanoma necesariamente porque tenían un mejor acceso a la salud.

La combinación de exposición al sol y uso de camas solares fue probablemente la responsable de esa mayor tasa de melanoma en las adolescentes de familias más acomodadas.

Los viajes a México o Hawái en invierno, por ejemplo, no sólo implican un gasto de dinero, sino que pueden ser peligrosos después de mantener cubierta la piel durante meses.

Para Clarke, los nuevos resultados "nos deberían hacer pensar en cuán bueno puede ser un bronceado que empuja a las mujeres de piel blanca a desarrollar un cáncer fatal".

Una solución, opinó, sería prohibir que las adolescentes usen camas solares y mejorar la educación para que el bronceado deje de estar "de moda".

"Piensan que no les puede pasar", dijo Tanzi. "Es la naturaleza invencible de la adolescencia", apuntó. El mensaje, concluyó, debería ser que "ningún bronceado es seguro".

FUENTE: Archives of Dermatology, online 21 de marzo del 2011.