Archivo de Público
Martes, 22 de Marzo de 2011

Iñigo Iruin: "Sortu es una herramienta para construir un futuro de paz"

El abogado del Estado sostiene que el partido no condena a ETA por mandato de la banda

ÁNGELES VÁZQUEZ ·22/03/2011 - 11:02h

Sortu es un "ingrediente indispensable", "una herramienta eficaz" para "construir un futuro de paz", para "cerrar definitivamente el ciclo de la violencia en el País Vasco". Fue el colofón del alegato del abogado Iñigo Iruin ante la Sala del 61 del Tribunal Supremo para asegurar que haga lo que haga ETA, aunque rompa la tregua, "no hay vuelta atrás".

"ETA hará lo que quiera, pero los cargos públicos de Sortu están comprometidos contra la violencia", a través de los estatutos de la formación política, cuya inscripción en el registro de partidos políticos está en manos del alto tribunal.

El fiscal defiende que Sortu cumple el canon de legalidad, pero no lo acepta

Iruin, que representa a Sortu junto a Adolfo Araiz, aseguró que la sociedad vasca ha entendido que la última formación de la izquierda abertzale asume "de manera eficaz y efectiva" el compromiso de rechazar la violencia de ETA. De ahí, explicó, las palabras del lehendakari Patxi López, que en una entrevista a Publico dijo que "Sortu no es ETA". E Iruin formuló en voz alta un deseo: que la Sala del 61 "también lo entienda así".

Para contribuir a esa comprensión por parte del alto tribunal, el abogado esgrimió la reforma realizada en la ley electoral, con la que se podrá actuar contra los partidos y sus cargos electos, que podrán perder el acta después de adquirida. "La Sala no tiene que preocuparse, porque la legalización de Sortu será vigilada y controlada con instrumentos de legalidad potentes", argumentó con cierta ironía.

"Profecía legal"

La condena también "valdría para un terremoto", dice el abogado del Estado

Así se limitará "el riesgo para el sistema democrático", que se esgrime como argumento para la interposición de demandas por parte de la Abogacía del Estado y la Fiscalía. "Se pide una ilegalización preventiva porque no se fían, porque no saben si son sinceros" y pretenden que el Supremo interprete esa "profecía en forma de proyección legal", advirtió el letrado.

Iruin insistió en que "ya no caben posturas de abstención o de silencio" frente a la banda armada, por lo que la actitud que mantuvieron ediles de ANV en los municipios navarros de Burlada y Alsasua, que se abstuvieron o hicieron cambiar la palabra "condena" por la de "rechazo", no podrán repetirse, porque serían expulsados de partido.

"No sabemos cuál es el interés de ETA, pero ETA no va a tener representación alguna a través de los alcaldes y concejales" de Sortu que puedan salir elegidos, si pueden concurrir a las elecciones.

Iruin respondió así a una de las afirmaciones del abogado del Estado jefe del Supremo, Manuel Rivero, que aseguró que el nuevo partido rechaza la violencia, pero no puede pasar de ciertos límites y, por eso, "cumple fielmente el mandato de que no puede condenar a ETA". Cuando han tenido que pronunciarse lo han hecho de una forma tan "perifrástica" que podría valer para "un terremoto", muy al contrario de cuando denuncian torturas a presuntos etarras, aseguró Rivero.

Debate sí, debate no

La defensa de Sortu también dedicó gran parte de su intervención a defender la existencia, no "de un debate, sino del debate" que ha llevado a la izquierda abertzale a rechazar la violencia de ETA, extremo negado por los policías y los guardias civiles que declararon el lunes como testigos tanto de la Fiscalía como de los Servicios Jurídicos del Estado.

El abogado del Estado insistió en sus conclusiones en que "cualquier espectador imparcial" aprecia que esa ruptura esgrimida por Iruin entre ETA y la izquierda abertzale no se ha producido, porque, a diferencia de otras escisiones sufridas por la banda, esta no ha recibido ni la más mínima crítica, pese a suponer "un giro copernicano en 50 años de historia".

Asimismo, recordó que durante los 26 en que Herri Batasuna, Euskal Herritarrok y Batasuna fueron partidos legales, ETA mató a 766 personas y "ninguna voz en la izquierda abertzale condenó esos crímenes". De ahí, que concluya que la banda terrorista "aplaude a Sortu".

Por su parte, el fiscal jefe de la Sala Tercera, Antonio Narváez, aseguró que, con sus estatutos, Sortu "está cumpliendo el canon de legalidad, pero no acepta sus planteamientos". Sólo ha "cumplimentado el ropaje formal" y "el hábito no hace al monje". A su juicio, rechaza la violencia de ETA única y exclusivamente, porque la banda mantiene un alto el fuego.

Los 16 magistrados que componen la Sala del 61 del Tribunal Supremo comenzarán hoy sus deliberaciones para decidir si Sortu puede estar a las próximas elecciones o debe jugar su última carta en el Constitucional.