Archivo de Público
Martes, 22 de Marzo de 2011

EEUU ayudará a aclarar los crímenes de Pinochet

En su visita oficial a Chile, Obama asegura que su país cooperará con las autoridades chilenas para obtener información sobre la dictadura

SOLEDAD PINO ·22/03/2011 - 01:00h

Sebastián Piñera, su esposa, Cecilia Morell, y Barack y Michelle Obama, ayer en el Palacio de la Moneda. reuters

Chile fue el país que eligió el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para proponer un nuevo trato con lo se llamó "el patio de atrás del imperio"; es decir, América Latina. En su discurso, el presidente estadounidense aseguró que su país cooperará con las autoridades chilenas para aclarar los crímenes de la era de la dictadura de Pinochet. Obama se encontraba, junto a su homólogo Sebastián Piñera, en el mismo Palacio de la Moneda que en 1973 fue bombardeado por las fuerzas de Pinochet, en un golpe que contó con el respaldo de la CIA y el Departamento de Estado de EEUU.

"Es importante que aprendamos de la historia, pero que no nos quedemos atrapados por ella", señaló Obama. Su discurso se centró en la defensa de la democracia en la región. Aseguró que no hay un solo modelo para la transición a la democracia, pero hay algunos ingredientes que han sido exitosos en América Latina, como la vía pacifica, reconocer los males del pasado y hacer reformas políticas y económicas a la vez.

"El principal problema de América Latina es el narcotráfico"

El presidente de EEUU hasta habló de Cuba. Tras valorar los procesos democrácticos que han experimentado distintos países de la zona, dijo que el derecho de los pueblos a la autodeterminación era algo que debían disfrutar todos los países, incluido la isla de Fidel Castro. Destacó que su Administración había intentado ayudar a que el pueblo cubano recupere parte de su independencia permitiéndoles visitar la isla a quienes viven en Estados Unidos y permitiendo que se envíen recursos.

Y cuando la prensa chilena le preguntó sobre qué tipo de colaboración EEUU podría prestar para esclarecer muertes ocurridas durante la dictara de Pinochet, Obama contestó: "Cualquier solicitud formulada por Chile para obtener mayor información sobre el pasado es algo que ciertamente vamos a considerar".

El siguiente tema fue el tráfico de drogas. Obama aseguró que "los principales problemas que afronta América Latina" son el narcotráfico y la inseguridad, aunque reconoció que parte importante del problema proviene de EEUU por no haber logrado detener la demanda. Obama propuso aumentar el traspaso de información entre los países y una mayor inversión para frenar el consumo de drogas. "En las Américas no existen socios menores ni socios mayores, hoy sólo hay iguales y trabajaremos en áreas claves como una asociación entre pares", aseveró.

Obama dijo estar empeñado en sacar adelante una reforma a las leyes migratorias que permita abordar la situación de los inmigrantes sin papeles, en su mayoría latinoamericanos. "Somos un país de inmigrantes y siempre han enriquecido nuestro país y nuestra economía. Pero es necesario que nuestras leyes aborden la situación de los millones de trabajadores sin papeles", dijo.