Archivo de Público
Martes, 22 de Marzo de 2011

Haití comienza la cuenta de votos bajo la supervisión de la OEA y el Caricom

EFE ·22/03/2011 - 00:33h

EFE - El presidente de una mesa electoral muestra un voto durante el conteo final el pasado 20 de marzo en Puerto Príncipe (Haití).

Haití empezó hoy a contar los votos de las elecciones presidenciales y legislativas del domingo bajo la supervisión de la Misión de Observación de la OEA y el Caricom (MOEC), que expresó su satisfacción por los progresos registrados en el proceso.

"El tratamiento de las actas empezó temprano hoy en el centro de tabulación", aseguró el embajador Colin Granderson, jefe de la MOEC, en rueda de prensa.

Informó de que un equipo de observadores especializados están supervisando este proceso y que la misión asegurará una presencia continua "24 horas al día" para "determinar si respeta los criterios definidos por el manual del CTV (Centro de Tabulación de los Votos)".

Los haitianos votaron el domingo para elegir entre la exprimera dama Mirlande Manigat y el cantante Michel Martelly al presidente que sustituirá a René Preval, además de siete de los 30 escaños del Senado y a 79 de los 99 diputados.

Mientras se desarrolla el proceso de tabulación, el diplomático recordó que, según la ley electoral de Haití, toda manifestación a favor de un candidato está prohibida hasta la publicación de los resultados definitivos, el 16 de abril.

"Los candidatos tienen la responsabilidad de pedir a sus partidarios esperar con serenidad los resultados de la segunda vuelta de las elecciones", subrayó.

Granderson alabó una mejor organización de la votación en la segunda vuelta y afirmó que la participación de los electores fue "ligeramente superior" a la observada en la primera vuelta, indicó, sin mencionar cifras.

Doscientos observadores de la MOEC fueron desplegados a través del país y observaron que la segunda vuelta estuvo mejor organizada y ejecutada en varios niveles que la primera ronda, del 28 de noviembre pasado.

El clima político durante la jornada electoral fue más calmado, a pesar de algunos actos violentos registrados entre partidarios de los dos candidatos presidenciales durante los últimos días de la campaña.

La misión deploró actos violentos, que dejaron dos muertos, mientras que apreció la acción rápida de la policía y de las fuerzas de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah).

Los informes de los observadores revelaron "un cambio positivo en la garantía de la seguridad" y la acción de las fuerzas de seguridad fue "mejor coordinada, mejor identificada y la respuesta fue más rápida", apreció la MOEC.

Los observadores estimaron que las medidas tomadas por el CEP para corregir fallas técnicas y de organización de la primera vuelta "tuvieron resultados positivos".

Problemas relacionados con la exactitud de las listas electorales y las dificultades de los electores para encontrar sus oficinas de voto fueron menores que durante la primera vuelta, agregó la MOEC.

"Sin embargo, está claro que queda trabajo por hacer en lo que tiene que ver con la fiabilidad de las listas electorales", dijo el embajador Granderson.

Consideró que la campaña de educación dirigida a indicar a los electores sus mesas de votación fue "un buen ejemplo de iniciativa tomada por el CEP (Consejo Electoral Provisional) y que fue un éxito", aunque admitió que hubo problemas logísticos que retrasaron la apertura de las oficinas de varios centros de voto.

Un grupo de 69 centros de voto recibieron paquetes electorales incompletos y faltaron papeletas, tinta y urnas, indicó la MOEC.

La misión subrayó la contribución de la Minustah, que ayudó a arreglar estos problemas y permitir el funcionamiento de estas oficinas de voto.

En líneas generales, la misión observó una "mejor organización de las oficinas" gracias a un "mejor trabajo" de los agentes electorales y el rol "pro activo" de la policía de Haití.

"La jornada electoral fue mejor ordenada y más efectiva", expresó la MOEC, que destacó también un mejor trabajo de los supervisores y de los miembros de oficinas de voto.

Granderson señaló algunos casos de intimidación hacia los electores, los que calificó de "incidentes aislados que no reflejan la realidad del proceso electoral a nivel nacional".

Saludó la calma y la civilidad del pueblo haitiano que permitió "cumplir de manera pacífica con la segunda vuelta y que contribuyó a la práctica democrática en el país, a la credibilidad y la legitimidad del proceso electoral".