Archivo de Público
Lunes, 21 de Marzo de 2011

Los defectos cardíacos congénitos son comunes en Europa

Reuters ·21/03/2011 - 19:04h

Por David Douglas

La prevalencia promedio de las malformaciones cardíacas congénitas en Europa es de ocho por cada 1.000 nacimientos, según publicó Circulation.

Eso se traduce en "una carga significativa de defectos cardíacos congénitos", dijo la doctora Helen Dolk, "con unos 36.000 bebés nacidos vivos afectados por año en la Unión Europea y 3.000 muertes uterinas o en la primera semana de vida".

El estudio abarca el período 2000-2005, pero la autora explicó a Reuters Health que la prevalencia de esos defectos "creció en la década de 1990 y está disminuyendo en este siglo".

El aumento en los noventa suele atribuirse a un diagnóstico más temprano y preciso.

El equipo de Dolk, de la University of Ulster, en Irlanda del Norte, revisó la base de datos central de malformaciones congénitas que reúne información de 29 registros de anomalías congénitas en 3,3 millones de nacimientos en 16 países europeos.

Los autores identificaron 26.598 defectos cardíacos en nacimientos vivos, muertes fetales de 20 semanas de gestación y pérdida del embarazo por anomalía fetal (TOPFA, por sus siglas en inglés).

En el 88 por ciento de los casos, el defecto cardíaco no estuvo asociado con una anomalía cromosómica. La proporción alcanzó a siete de cada 1.000 bebés nacidos vivos en la población y reveló grandes diferencias entre países: por ejemplo, 4,65 por cada 1.000 partos en España y 13,9 cada mil en Austria.

Los defectos graves sin anomalía cromosómica se registraron en dos de cada 1.000 nacimientos vivos en Europa. El 8 por ciento causó muerte perinatal, el 40 por ciento fue diagnosticado prenatalmente y hubo un 14 por ciento de abortos espontáneos.

La tasa de TOPFA varió entre 0 en Irlanda y Malta, países donde el aborto por cualquier causa es ilegal, y 1,1 por cada 1.000 bebés nacidos vivos en Francia.

La tasa de nacimientos de bebés con síndrome de Down y defectos cardíacos congénitos fue del 0,5 por cada 1.000 niños nacidos vivos, pero llegó a cuadruplicarse según el país.

Dolk dijo: "Si intervenimos en las causas conocidas, podríamos ser ver cómo más de esos niños nacen sanos en el futuro".

"En tanto, es necesario invertir en atención cardiológica de alta calidad para realizar el diagnóstico precoz y el tratamiento adecuado en la niñez y la edad adulta", enfatizó.

FUENTE: Circulation, del 2011.