Archivo de Público
Lunes, 21 de Marzo de 2011

Eco cardíaco y enzimas predicen cardiopatías tras quimioterapia

Reuters ·21/03/2011 - 18:15h

Por Will Boggs

Luego de las sesiones de quimioterapia para tratar el cáncer mamario, dos factores ayudan a identificar a las pacientes con riesgo cardíaco.

La troponina cardíaca y la deformación longitudinal en la ecocardiografía permitieron detectar a las mujeres más propensas a padecer cardiotoxicidad en los seis meses posteriores al tratamiento de cáncer mamario con antraciclina o trastuzumab, según un estudio publicado en American Journal of Cardiology.

"La deformación miocárdica y las determinaciones (de troponinas) ayudarían a detectar a las pacientes que podrían beneficiarse con un seguimiento cardíaco cuidadoso, el inicio temprano de un tratamiento cardioprotector o de inhibidores nuevos de la tirosina quinasa y fármacos oncológicos menos cardiotóxicos", señalaron los autores.

"A las pacientes tratadas (con fármacos cardiotóxicos) se les controla regularmente la fracción de eyección cardíaca con una ecocardiografía; los análisis de la deformación se obtendrían fácilmente", dijo la autora principal, doctora Marielle Scherrer-Crosbie, del Massachusetts General Hospital, en Boston.

A 43 mujeres con tumores mamarios con sobreexpresión de HER-2 tratadas con antraciclinas y trastuzumab, el equipo de Scherrer-Crosbie les controló los hallazgos seriales por ecocardiografía y los valores de troponina I (hsTnI) y del péptido natriurético NT-proBNP de alta sensibilidad.

La fracción de eyección promedio del ventrículo izquierdo (LVEF, por sus siglas en inglés) disminuyó del 65 por ciento inicial al 59 por ciento a los seis meses.

La deformación longitudinal se redujo un 11 por ciento y la deformación circunferencial disminuyó un 15 por ciento, mientras que la deformación radial se mantuvo estable. Los niveles promedio de hsTnI y de NT-proBNP no variaron significativamente durante el estudio.

Ninguna determinación inicial predijo la cardiotoxicidad nilos cambios de la LVEF a los tres meses.

Pero los descensos de la deformación longitudinal y radial y el aumento de hsTnI a los tres meses pudieron predecir la cardiotoxicidad a los seis meses.

Según varios análisis de regresión lineal logística, el aumento de los niveles de hsTnI a los tres meses y la reducción de la deformación longitudinal en el mismo período fueron pronosticadores independientes significativos de una cardiotoxicidad tardía.

"La evaluación de la deformación miocárdica por ecocardiografía y la determinación de troponina en sangre son índices promisorios en la detección temprana de la disfunción cardiaca inducida por quimioterapia", dijo Scherrer-Crosbie.

"De todos modos, nuestro estudio debe confirmarse con estudios más grandes y seguimientos más prolongados", advirtió.

FUENTE: Am J Cardiol, del 2011.