Archivo de Público
Lunes, 21 de Marzo de 2011

Torturar a tres novillos sí tiene precio... y "muy bajo": 500 euros

El Pacma critica que la sanción de las autoridades manchegas a Arcas de Villar por permitir la presencia de niños en una suelta de reses no haya sido ejemplarizante

HENRIQUE MARIÑO ·21/03/2011 - 19:40h

Un hombre le da la puntilla a uno de los novillos en la suelta de reses de Arcas del Villar. PACMA

Soltar a un novillo, inmovilizarlo con una soga, acuchillarlo hasta su muerte y dejar que los niños se acerquen a él sí tiene precio: 500 euros de multa, gastos aparte. Así lo ha denunciado el Partido Antitaurino contra el Maltrato Animal, que no sólo puso en conocimiento la tortura a la que fueron sometidas tres reses en Arcas del Villar (Cuenca) sino que también critica ahora que la sanción impuesta por las autoridades manchegas haya sido "ridícula".

"No es una multa ejemplarizante", opina Silvia Barquero, portavoz de Pacma. "Es muy baja y nos gustaría que hubiese sido más elevada para que le quitasen las ganas al Ayuntamiento y no volviera a repetir", añade la animalista, quien estima que 500 euros, en comparación con el coste de las reses y el presupuesto final de la novillada, son insignificantes. "Así, se toman la sanción como un gasto más".

Impacto emocional en los niños

Aunque la resolución ha sido dada a conocer recientemente, los hechos denunciados por Pacma se remontan al 12 de septiembre de 2009, cuando en el municipio conquense se lleva a cabo una celebración en al que tras novillos son "hostigados" en presencia de "numerosos menores de muy corta edad", según consta en la denuncia, acompañada del vídeo adjunto.


"Los participantes trataron sin éxito una y otra vez de matar a los animales apuntillándolos. Cuando el matarife se da cuenta de que el animal sigue vivo, intenta rematarlo clavándole el cuchillo en el corazón y provocarle una parada cardiaca, de la que el animal tampoco moriría instantáneamente. Algo totalmente irregular y carente de la más mínima sensibilidad hacia los animales", reza el escrito de los animalistas. "No contentos con tamaña salvajada y contraviniendo también la normativa, entre el público se encontraban numerosos menores de muy corta edad que presenciaron la matanza de los animales, llegando incluso a sentarse a uno de los niños sobre el novillo agonizante".

"Uno de los niños que presenció la matanza llegó a sentarse sobre el novillo agonizante", denuncia Pacma

Barquero, además de la cuantía de la sanción, ha reprochado a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, a quien fue dirigida la denuncia, por no haberle informado de la resolución sancionadora, con fecha del 5 de julio de 2010. De hecho, según Pacma, tuvieron conocimiento de la multa a través del Defensor del Pueblo manchego, que les remitió un comunicado en el que se informa de que el Ayuntamiento de Arcas de Villar "ha adoptado las medidas correctoras para impedir en el futuro el acceso de los menores a este tipo de eventos".

"Esto refleja que la administración no tiene ningún interés en sancionar este tipo de espectáculos, pues se limita a poner una multa mínima y luego ni informa de ello, enterándose la prensa a través de nosotros", concluye la portavoz de Pacma, quien en su denuncia había subrayado las "posibles repercusiones psicológicas" en los niños de las corridas de toros, que podrían "aumentar la agresividad, la ansiedad y el impacto emocional" en los menores de nueve años.

- Tal vez te interese Vida y muerte de un cerdo español, en el blog Solución Salina