Archivo de Público
Lunes, 21 de Marzo de 2011

Gadafi retira sus fuerzas de Bengasi y ataca en Misrata, según el Reino Unido

EFE ·21/03/2011 - 11:28h

EFE - Mujeres seguidoras de Muamar el Gadafi hacen el símbolo de la victoria mientras muestran una imagen del líder libio ayer domingo 20 de marzo, en la fortificación de Bab Al Azizia de Tripoli (Libia).

El Gobierno británico manifestó hoy que el líder libio, Muamar al Gadafi, está retirando sus fuerzas de Bengasi, en el este de Libia, e incrementando sus ataques en otros lugares como Misrata, ciudad costera a 210 kilómetros de Trípoli.

Así lo afirmó hoy el portavoz del ministerio de Defensa, el general John Lorimer, en una declaración para evaluar la marcha de los primeros días de la operación militar internacional en Libia.

Lorimer explicó que la fuente de la información son las fuerzas opositoras, que aseguraron que tropas pro Gadafi bombardearon Misrata con tanques y artillería durante el fin de semana "causando docenas de heridos y daños a los sistemas de suministro de agua y electricidad" de la ciudad.

"Los combates (en Misrata) continuaron el 20 de marzo, con informaciones de que las fuerzas pro Gadafi habían entrado en la ciudad con tanques", añadió el portavoz militar.

En cuanto a Bengasi, ciudad del este de libia sede del Gobierno provisional, Lorimer dijo que los ataques aéreos de aviones de EEUU, el Reino Unido y Francia para aplicar la zona de exclusión aérea "tuvieron éxito a la hora de detener los ataques de artillería".

Lo ocurrido en las últimas horas prueba que el coronel Gadafi no está cumpliendo su compromiso de un alto el fuego, destacó Lorimer, quien reiteró las palabras del primer ministro, David Cameron, en el sentido de que "Gadafi será juzgado por sus acciones".

"Nuestra conclusión es que está incumpliendo sus obligaciones, por lo que seguiremos aplicando la resolución (1973 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas)", agregó el militar británico.

Lorimer informó de que en el ataque aliado en la noche del domingo un submarino británico de la clase Trafalgar disparó varios misiles Tomahawk, cuyo objetivo era "el sistema de comando central de las fuerzas militares libias, incluida la defensa antiaérea".

Londres envió también varios cazas Tornado, que abortaron su misión tras constatar que había civiles cerca del objetivo.

"Esto demuestra claramente que tomamos todas las medidas necesarias para evitar dañar a civiles inocentes", dijo el portavoz de Defensa, que afirmó no tener pruebas de que los ataques aliados hayan costado la vida a civiles, como asegura el Gobierno libio.