Archivo de Público
Lunes, 21 de Marzo de 2011

IAEA preocupada por radiación alimentos Fukushima

Reuters ·21/03/2011 - 11:52h

Por Michael Shields y Fredrik Dahl

La radiación en algunos alimentos cerca de la dañada planta nuclear de Japón se ha convertido en una preocupación, aunque las autoridades reportan avances en su batalla para evitar un desastre mayor en la zona, dijeron el domingo funcionarios de las Naciones Unidas (ONU)

"Ha habido algunos avances positivos en las últimas 24 horas, pero en general la situación sigue siendo muy seria", dijo Graham Andrew, funcionario de alto rango de la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por su sigla en inglés).

El funcionario dio una conferencia de prensa luego de que Japón restaurara la energía en algunas unidades del averiado reactor nuclear, en una carrera para evitar una catástrofe en la planta destruida por el terremoto y tsunami del 11 de marzo que ya causaron la muerte de miles de personas.

AVANCE

Los ingenieros que trabajan en el lugar han logrado activar un mecanismo de "apagado en frío" en otras dos unidades del reactor, con sistemas refrigerantes estables y bajo control, dijo la IAEA.

"Las autoridades japonesas han notificado a la IAEA de avances en la planta de energía nuclear Fukushima Daiichi", dijo la agencia nuclear con sede en Viena en una declaración en su sitio de internet.

Pero los casos de vegetales, polvo y agua contaminados, han causado nuevos temores en Japón.

El gobierno ha prohibido la venta de leche cruda de la prefectura de Fukushima y de espinaca de un área cercana. Está considerando más restricciones en alimentos.

La IAEA confirmó que en algunas áreas se halló yodo 131 -un isótopo radioactivo- en leche y vegetales frescos en una cantidad "significativamente mayor de los niveles establecidos por Japón para restringir el consumo de estos productos alimenticios", dijo Andrew.

PROBLEMA LOCAL

"La contaminación de alimentos y agua es una preocupación", dijo en la conferencia de prensa otro funcionario de la IAEA, Gerhard Proehl. Agregó que la situación debe ser monitoreada cuidadosamente.

Mediciones en una zona a 46 kilómetros de la planta mostraron niveles de yodo 131 en leche en una cantidad hasta 15 veces mayor al nivel adecuado para infantes, dijo.

Para la espinaca, los niveles detectados eran también muchas veces por encima del límite.

Proehl dijo que los niveles de yodo 131 caen rápidamente y que no genera un temor de largo plazo. Pero otro elemento radiactivo llamado cesio 137 "puede permanecer en la tierra por un período bien largo de tiempo" y podría ser potencialmente absorbido por plantas.

Andrew dijo que la contaminación de los alimentos es "un fenómeno muy acotado por el momento hasta donde sabemos" y también dijo que los alimentos producidos en otros países no habían sido afectados.