Archivo de Público
Lunes, 21 de Marzo de 2011

La central de Fukushima sigue recibiendo agua para enfriar sus reactores

EFE ·21/03/2011 - 03:45h

EFE - Un equipo de bomberos que reanudaron el sábado el lanzamiento de agua con cañones sobre el reactor 3 para tratar de bajar su temperatura, en Moriya, en la prefectura de Ibaraki (Japón), EFE/ASAHI SHIMBUN

Camiones cisterna retomaron hoy el lanzamiento de agua al reactor 4 de la planta nuclear de Fukushima, cuya situación sigue siendo seria pero ha mejorado en las últimas horas, según el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Según informó la agencia local Kyodo, el reactor 3 de la planta estuvo recibiendo toneladas de agua desde ayer domingo hasta bien entrada la madrugada de hoy lunes.

Los esfuerzos se concentran desde hace días en las unidades 3 y 4, las más afectadas por las explosiones que se sucedieron tras el terremoto de 9 grados del 11 de marzo y el posterior tsunami, que inutilizó sus sistemas de refrigeración y ha causado una crisis nuclear en Japón sin precedentes.

El objetivo es enfriar sus piscinas para evitar que las barras de combustible almacenadas queden expuestas al aire y, en el peor de los casos, se fusionen y emitan grandes cantidades de radiación.

Las unidades 2 y 5 de la planta están conectadas desde el domingo a fuentes de energía externa y se espera que de esa forma se puedan enfriar los reactores, así como sus piscinas de agua, una vez se restaure su sistema de refrigeración.

Ello podría llevar aún varios días en el caso del reactor 2, cuya vasija de contención sufrió serios daños, según la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón, citada por Kyodo.

Las unidades 5 y 6, por su parte, son las menos afectadas y el domingo se registraron temperaturas relativamente normales en sus piscinas de almacenamiento de combustible usado.

El OIEA, que hoy celebrará una reunión extraordinaria en Viena, reconoció este domingo que en las últimas horas hubo una evolución positiva en los esfuerzos por enfriar los seis reactores de la central y evitar así mayores daños.

Dijo no obstante que la dañada planta sigue liberando radiación y que no se descartan aún riesgos mayores pues la situación sigue siendo "muy seria", de acuerdo con el asesor científico del OIEA, Graham Andrew.