Archivo de Público
Lunes, 21 de Marzo de 2011

La OTAN sólo impondrá la zona de exclusión aérea

Los miembros de la Alianza deciden en los próximos días si participa en la operación en Libia

DANIEL BASTEIRO ·21/03/2011 - 01:00h

Uno de los seis F16 que Dinamarca ha puesto a disposición del ataque despega ayer desde la base en Sicilia. reuters

Una reunión del Consejo Atlántico, el Gobierno de la OTAN, ultimó ayer los "preparativos técnicos" para la imposición de la zona de exclusión aérea sobre Libia, aunque tal operación tendrá que ser decidida "por consenso en los próximos días", según comentó Carmen Romero, la portavoz de la organización. "Pero se trataría de una zona de exclusión, no ataques contra otros objetivos", añadió. La Alianza también se podría hacer cargo de controlar el embargo de armas contra Trípoli.

Si decide tomar un papel en la operación militar contra Muamar Gadafi, iniciada el sábado por EEUU, Francia y Reino Unido con el apoyo de otros países, entre ellos España, la Alianza Atlántica se limitaría estrictamente a funciones para garantizar el bloqueo del cielo libio. Las tropas al mando de la OTAN no atacarían otro tipo de objetivos que no sean aeronaves del régimen de Gadafi o los equipos necesarios para protegerlas y ponerlas en vuelo.

Los aliados sólo atacarán aviones e instalaciones para la aviación

La Alianza se encuentra dividida entre dos lealtades: el acompañamiento operacional de las acciones de Francia, Reino Unido o EEUU, aliados clave, y el respeto a Alemania y Turquía, contrarios a la intervención militar de la coalición de países. Esa difícil conciliación, que deja a merced de un veto cualquier implicación de la OTAN, mantiene en suspenso la dirección de la misión aliada, asumida de momento por Washington.

El secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen, ha asegurado que se dan las condiciones para una intervención de la OTAN, es decir, la "necesidad urgente", una resolución "clara" de la ONU y el apoyo de la Liga Árabe.

Sin embargo, la división interna ha relegado hasta ahora a la Alianza a planificar la operación mientras una coalición de países bombardea Libia por su cuenta.