Archivo de Público
Lunes, 21 de Marzo de 2011

La cúpula del PSOE no descarta ahora primarias antes del 22-M

Hasta ayer rechazaba abrir el proceso en periodo electoral y decía que no se producirían "ni trampas ni empujones". Partidarios de Rubalcaba quieren anticipar su nominación para dificultar otras candidaturas

MIGUEL ÁNGEL MARFULL ·21/03/2011 - 06:00h

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, ayer en un acto celebrado en Málaga, con el líder de los socialistas andaluces, José Antonio Griñán. efe

La dirección socialista no descarta ahora la posibilidad de abrir un proceso de primarias de forma inmediata, antes de las elecciones del 22 de mayo, si Zapatero confirma el 2 de abril la expectativa que su entorno comparte de forma unánime de que anunciará ante el Comité Federal que no repetirá como candidato en 2012, como adelantó ayer Público.

La inminencia del anuncio, condicionado únicamente a que se confirme el horizonte de estabilidad económica en la cumbre europea del 24 y 25 de marzo, ha sembrado de dudas a la dirección del PSOE, que hace apenas dos semanas descartaba cualquier posibilidad de celebrar este proceso coincidiendo con la precampaña de los comicios municipales y autonómicos.

Celebrar primarias antes del 22-M resta posibilidades a un aspirante no oficial

"No habrá primarias en periodo electoral, ni trampas ni empujones. Todo será claro y limpio", señalaba entonces a este diario un destacado dirigente haciéndose eco de un análisis que compartían otras fuentes del mismo rango. Pero ahora, apenas 15 días después, la negativa a anticipar las primarias se ha resquebrajado: "No cierras la herida porque digas que hasta después del 22 de mayo no hay primarias; el proceso sigue abierto, vivo, presente, aunque esté aplazado", reconocen los mismos interlocutores.

Si Zapatero anuncia su adiós seguiría al frente del Ejecutivo hasta agotar la legislatura y como secretario general hasta la celebración de un congreso tras las generales, los estatutos del PSOE no contemplan otra fórmula para elegir candidato que un proceso de primarias. El procedimiento reglado tiene una duración mínima de 15 días si no hay más que un aspirante y máxima de 45 en el caso de que concurran dos candidatos o más y se apunta como un "mal trago" más inevitable cada día, según se sinceraba ayer un miembro de la Ejecutiva del PSOE.

Rubalcaba y las prisas

Rubalcaba se beneficiaría de un proceso antes de las elecciones

Pero la decisión del calendario de primarias celebrarlas antes o después de las elecciones de mayo tiene una relevancia que va mucho más allá de la estrategia electoral. En juego están también las posibilidades de los dos nombres que, según los sondeos, parten con más posibilidades de hacerse con el cetro de Zapatero: el número dos del Ejecutivo, Alfredo Pérez Rubalcaba, y la ministra de Defensa, Carme Chacón.

Con el apoyo del núcleo duro del PSOE con José Blanco y Manuel Chaves a la cabeza y los barones más influyentes, la anticipación de las primarias daría a Rubalcaba una baza fundamental para imponer su candidatura. Y eso aunque el vicepresidente "aún no ha hecho gesto público alguno para postularse", como explica un dirigente socialista, porque "otros los están haciendo por él".

La urgencia máxima conviene a la candidatura de Rubal-caba. Los reglamentos internos del PSOE prevén un plazo de 15 días desde el inicio de las primarias para recoger avales en torno a 40.000 firmas. Si el proceso se inicia cuanto antes, cualquier aspirante alternativo (ya fuera Chacón u otro) jugaría en una clara inferioridad de condiciones, obligado a recolectar apoyos en pleno periodo electoral, con los barones territoriales y los candidatos en campaña y los aparatos de las federaciones volcados en la batalla electoral. Por ese motivo, un anticipo de las primarias corre el riesgo de desembocar en una mera aclamación de Rubalcaba con la excusa de compensar cuanto antes la zozobra del adiós de Zapatero. Cualquier aspirante que no cuente con el viento favorable del aparato -cualquiera que no sea el vicepresidente- necesitará más tiempo que el también titular de Interior para organizar su candidatura. Los plazos son, por eso, una herramienta política que juega a favor de una u otra opción.

"El debate está, aunque se aplacen las primarias", alega un dirigente

Las primarias duran dos semanas si no hay más que un aspirante o un mes y medio si aparece más de uno. La titular de Defensa, Carme Chacón, o los líderes del PSOE en Madrid, Tomás Gómez, y Castilla-La Mancha, José María Barreda, han sido algunos de los dirigentes que han reclamado sin ambages que se celebren primarias sin sordina si el PSOE las desempolva para elegir a su candidato a la Moncloa.

Lluvia de ideas

Celebrarlas antes o después del 22 de mayo siempre que Zapatero confirme su anuncio de retirada es la cuestión que puede comenzar a dilucidar hoy la dirección socialista. Ayer no había una posición prefijada, aunque el intercambio telefónico de análisis fue constante. La lluvia de ideas se convirtió en un aguacero.

"Ambas opciones tienen ventajas e inconvenientes", señaló un miembro del Comité Electoral. Por un lado, "tiene sentido hacerlo ya para cerrar cuanto antes el proceso" y, sin embargo, "puede ser bueno también hacerlo después, para no solapar las primarias con un periodo electoral, eclipsar el mensaje de nuestros candidatos y llenar de ruido la campaña", argumenta la misma fuente.