Archivo de Público
Domingo, 20 de Marzo de 2011

Lorenzo y un mar de Hondas

Casey Stoner consigue la victoria en una carrera en la que Dani Pedrosa se resintió de sus problemas en el antebrazo

ALBERTO CABELLO ·20/03/2011 - 21:37h

AFP PHOTO/KARIM JAAFAR - El australiano Casey Stoner en la carrera de MotoGp celebrar en el circuito de Losail (Qatar).

La primera curva de la temporada en MotoGP destrozó las previas y los pronósticos. Valentino Rossi (Ducati) asomó por la segunda plaza en una salida fantástica. Jorge Lorenzo (Yamaha) se colaba entre Stoner y Pedrosa para liderar la carrera. Lo del italiano fue espejismo, lo del balear, un aviso. El mensaje de que no hay rendición en un campeón del mundo, que la potencia que le falta a su moto ya la sacará de algún sitio.

Hace una semana, volaba a dos segundos de distancia, ayer disfrutó del segundo puesto más dulce de su trayectoria. Lo celebró con un caballito y con un gesto de rabia. Se tiró encima de su equipo en el mismo protocolo que teatraliza en los días de triunfo. No fue para menos. "Hubiese puesto la firma y firmado otra vez. Creo que he hecho la mejor carrera de mi vida. He pilotado al límite", contaba un eufórico Lorenzo antes de subir al podio.

Por delante, Casey Stoner, el ganador de la primera prueba de la temporada. El australiano está un punto por encima del resto de participantes. Sin ser un dominio abrumador, vuelta a vuelta suma décimas de ventaja que al final le construyen una diferencia importante. El cambio de equipo le ha sentado a las mil maravillas. Dicen que el gran secreto de la superioridad de Honda está en los cambios casi automáticos que le dan esa diferencia en el cronómetro.

El rostro mucho más ajado era el de Dani Pedrosa. Durante algunas vueltas confirmó que está en la línea de disputarle las carreras a Casey

Stoner, pero su físico otra vez le jugó una mala pasada. Sintió dolores en el antebrazo que le hicieron más complicado el control de su Honda. Se vio superado por Lorenzo y casi pierde el tercer puesto por la presión de Simoncelli. "Se me iba la mano del manillar. Ya en los entrenos había notado algo, pero no creía que fuese tan grave", admitió el catalán.

Mientras el brazo le respondió, los dos españoles protagonizaron un duelo tan interesante como novedoso. No han sido muchas las ocasiones en que Pedrosa y Lorenzo se han medido en una cara a cara en el asfalto. Fue un disfrute ese pique entre la velocidad de la Honda y el buen pilotaje de la Yamaha.

A Valentino Rossi sólo le dio la noche para esa arrancada frenética y una cabriola con la pierna derecha por los aires que no le clavó en el suelo de milagro. La Ducati le da para poco más que estar entre el quinto y séptimo puesto. Tampoco le fueron bien las cosas a Toni Elías en su vuelta a MotoGP. Acabó por los suelos.

Héctor Barberá no pudo igualar su buena sesión de entrenamiento y fue undécimo.