Archivo de Público
Lunes, 21 de Marzo de 2011

El Barça más efectivo se vio ante el Madrid

En las últimas jornadas, los azulgrana han marcado un gol cada seis remates a puerta

RUT VILAR ·21/03/2011 - 08:00h

Messi y Villa protestan una acción en el Sánchez Pizjuán.

Instalado en una sensación de déjà vu, de un tiempo a esta parte el Barcelona anda desafinado de cara a portería. El sábado, frente al Getafe, la hinchada azulgrana creyó revivir incluso el angustioso momento en que el delantero del Arsenal, el danés Bendtner, encaró a Valdés en busca de un tanto que habría dejado al conjunto catalán fuera de Europa. Esta vez, a punto estuvo de empatar Albín en un partido que, como el disputado ante los ingleses, dominó con holgura el equipo de Guardiola.

Impresionados por las oportunidades desbaratadas frente a los gunners, pocos repararon en que, la jornada anterior, en La Romareda, el Barcelona ya necesitó hasta 12 remates a portería para marcarle un gol a Doblas. En este sentido, los números del Barça en los últimos partidos resultan parecidos: en Mestalla, ocho remates a portería para conseguir un gol; en Sevilla, seis para uno; y el sábado ante el Getafe, seis para dos. "No estamos preocupados. Lo estaríamos si no se crearan ocasiones", conviene Mascherano. "Ojalá sigamos generando tanto juego, tarde o temprano nos desbloquearemos y las oportunidades entrarán", añade Guardiola.

Con seis disparos a meta, el Barcelona marca cinco goles en el último clásico

Lejos quedan las goleadas en Almería, A Coruña o contra el Sevilla y el Real Madrid en el Camp Nou. En el clásico y en Riazor, los azulgrana superaron incluso el 80% de efectividad de cara a puerta. Ahora, al Barça le cuesta un mundo marcar. "Y eso es muy peligroso", advierte Alves. "No conseguimos cerrar los partidos y podemos pagarlo caro. El rival llega un vez y marca. Ojalá aprendamos la lección", insiste el zaguero.

"Esta tendencia es muy peligrosa", coincide Mascherano. "Por eso tenemos que hacernos fuertes en otros aspectos. Estar más atentos, por ejemplo, en la faceta defensiva", concluye el mediocentro argentino. "Las ganas de ganar y de demostrar que somos mejores nos hacen abocarnos al gol", explica Piqué, que, por eso, se ganó el tirón de orejas de Guardiola tras el duelo ante el Getafe.

A pesar de la pequeña sequía goleadora de Villa, que acumula cuatro jornadas de Liga sin ver puerta (cinco partidos, si añadimos el duelo frente al Arsenal), y Messi, ofuscado con el gol en los últimos tres encuentros del campeonato doméstico la Pulga marcó en el torneo europeo, nadie en el vestuario azulgrana recela de los delanteros.

Villa suma cuatro partidos de Liga sin celebrar un gol y Messi, tres

"No podemos reprocharles nada. Tampoco era normal que marcáramos cuatro o cinco goles en cada partido", sentencia el Jefecito. "Los delanteros viven del gol y cuando no convierten no están contentos, pero llevan una temporada extraordinaria; volverán a convertir los tantos".

Los registros del Barcelona en esta campaña, más allá de lo sucedido en los últimos encuentros, son de récord. Los muchachos de Guardiola acumulan 81 goles en la Liga; el Real Madrid, 69. Messi ha conseguido ya 27 tantos, ocho más en la Champions y siete en la Copa del Rey. Villa: 17 en la Liga, tres en la Liga de Campeones y uno en la Copa.

"Tiene muchas ganas de gustar", apunta Piqué, para justificar la desazón que, en las últimas jornadas, refleja la cara del asturiano tras los partidos.

Sin los goles de los delanteros habituales, los tantos de Keita, Alves y también Bojan han resultado determinantes para el Barça. El de Linyola ha marcado en los dos últimos partidos de su equipo. "El delantero puede jugar muy bien, pero al final se le juzga por los goles", lamenta el 9. "El gol también es cosa de suerte", intercede Alves. "Si yo no acierto en el golpeo, la mando a la tercera gradería", bromea sobre el derechazo con el que batió el sábado a Codina.