Archivo de Público
Domingo, 20 de Marzo de 2011

Los marroquíes toman la calle contra la corrupción

Miles de personas marchan en Rabat y Casablanca contra el Gobierno

RAÚL TORRES ·20/03/2011 - 18:50h

REUTERS/Adam Tanner - Manifestantes sosteniendo 'f' en reconocimiento al papel de la red social Facebook en las revueltas del norte de África, durante una manifestación en Rabat.

Los ciudadanos marroquíes tomaron ayer las calles un mes después de la constitución del Movimiento 20 de Febrero y tras el discurso del Rey Mohamed VI, que concedía algunas de sus peticiones.

Los jóvenes recorrieron las calles ataviados con unas pistolas simuladas, hechas con cartulinas azules con forma de la f de Facebook. "Son nuestras nuevas armas, el módem e internet", reía mientras simulaba disparar, Nizar Bennamate, uno de los líderes del movimiento.

Desde la organización siguen exigiendo "cambios constitucionales, la lucha contra la corrupción y la liberación de los presos políticos", según manifestó uno de los líderes del Movimiento 20 de Febrero, Osama el Jalifa, previamente a la marcha. Sin embargo, en esta ocasión se distinguieron más otras agrupaciones participantes, como el colectivo Baraka, y las diferentes voces entre los manifestantes, que estuvieron organizados en grupos con pancartas y cantando distintas consignas al mismo tiempo.

"Hemos invitado a todos los ciudadanos y la gente viene y quiere hablar, decir lo que quiere y no podemos hacer nada", explicaba a Público Nizar Bennamate.

"Justicia=Corrupción", "Ni parlamento, ni Gobierno, Marruecos libre", eran algunos de los eslóganes que se podían escuchar o leer durante la marcha desde la plaza Bab el Had hasta el Parlamento de Rabat. Uno de los manifestantes, activista de una asociación de derechos humanos, que no quiso revelar su nombre, denunciaba a Público que "el problema más importante es la corrupción. El minis-terio de corrupción es el Ministerio de Justicia, porque no hay justicia, solo corrupción".

La protesta, que contó con 20.000 participantes según los organizadores, se celebró sin incidentes y sin apenas presencia policial, que se limitó a circundar las calles aledañas. Las cifras oficiales son bien distintas y apuntan a 1.500 asistentes.

En la capital económica, Casablanca, la marcha comenzó a las 10.30 horas en la Plaza de la Victoria en dirección a la plaza Mohamed V con una participación de entre 5.000 y 6.000 jóvenes, mujeres, ciudadanos, activistas políticos y de derechos humanos. Las banderas y pancartas ondeaban lemas contra la corrupción y el nepotismo, solicitaban una Justicia independiente, la separación de los poderes y una Constitución democrática.

Círculo del rey

En esta ocasión, se pidió la dimisión no sólo de Taieb Fassi-Fihri, ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, sino de algunos políticos muy cercanos al monarca alauí, como su secretario, Mohamed Mounir Majidi, y Fouad Ali Himma, ministro de Justicia.

En cambio, el oficialista Partido del Trabajo anunció la organización de caravanas por todo el país con el fin de movilizar a los jóvenes para animarlos a participar del "éxito de las reformas constitucionales y políticas" anunciadas por el rey Mohammed VI en su discurso del 9 de marzo.