Archivo de Público
Viernes, 18 de Marzo de 2011

Rubalcaba pide al lehendakari un "debate reservado" ante el fin de ETA

"No demos bazas a quien no hay que dárselas", advierte "a todo el mundo" el vicepresidente primero

MIGUEL ÁNGEL MARFULL ·18/03/2011 - 22:37h

"Tranquilidad y buena letra, que hasta ahora nos ha ido muy bien". El vicepresidente primero del Gobierno prescribió este viernes esta fórmula contra el nerviosismo político para embridar y quitar dramatismo al discurso diferenciado sobre el futuro de Sortu que han aplicado en los últimos días el lehendakari, Patxi López, y el presidente del Partido Socialista de Euskadi, Jesús Eguiguren.

Alfredo Pérez Rubalcaba llamó a evitar "discrepancias" y salió así al paso de los matices manifestados por López el pasado domingo, en una entrevista a Público, en la que afirmó que "Sortu no es lo mismo que ETA", apreciación que el PP consideró "desafortunada" y tras la que pidió al Ejecutivo una desautorización del lehendakari.

El titular de Interior pide "a todos" que actúen con "firmeza, unidad y prudencia"

Rubalcaba prefirió abrir una reflexión de fondo al hilo de las declaraciones de López y extendió su cortafuegos al artículo publicado dos días después por Eguiguren en El País, donde acusó al jefe del Ejecutivo de "falta de valentía" en materia antiterrorista para no incomodar a la derecha. El presidente del PSE entonó poco después el mea culpa "el error está hecho, pero la intención era otra", rectificó y se declaró "uno de los mayores fans de Zapatero".

"De esto me gusta hablar más en privado", prologó Ru-balcaba para remarcar la trascendencia de la excepción que hizo hoy en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. "Lo que pido es que el debate sea reservado y no demos bazas a quien no hay que dárselas", advirtió el también titular de Interior. "Vamos a mantener firmeza, unidad y prudencia", aconsejó a todos los actores protagonistas de las últimas diferencias.

"Me han oído decir en varias ocasiones que personalmente considero, y creo tener información para ello, que estamos ante el principio del fin de ETA", introdujo el portavoz del Ejecutivo para enmarcar los matices manifestados por López y Eguiguren.

Eduardo Madina critica a los políticos que se "meten a jueces" sobre Sortu

"Diferentes voluntades"

"Es bastante fácil de entender que, a medida que el final se acerca, haya diferentes voluntades, hay quien quiere ir más deprisa, es normal, es un debate que está ahí", argumentó Rubalcaba para completar su justificación.

Diagnosticadas las circunstancias del problema, Rubalcaba pidió unidad y coordinación como remedio contra la tentación de acelerar de forma artificial el proceso que se vive en Euskadi. "Hemos llegado hasta aquí juntos y tenemos que terminarlo juntos, queda poco, honestamente, pero queda y hay que hacerlo bien. Estos próximos meses debemos hablar mucho, coordinarnos lo mejor posible, para evitar que, cuando veamos el final, aparezcan discrepancias que no ayudan".

"Hay quien quiere ir más deprisa" dice para justificar a López y a Eguiguren

Con esta llamada "a todo el mundo" dirigentes socialistas vascos y conservadores dispuestos a cuestionar la unidad ,Rubalcaba intentó taponar la última fuga abierta en la ortodoxia acreditada por el PSOE ante el horizonte de un escenario de paz en el País Vasco, manejándose con equilibrio para evitar que su llamada al orden tuviera esta apariencia formal.

El número dos del Ejecutivo evitó así el cuerpo a cuerpo en la crítica y apeló a intereses mayores para justificar su correctivo. La posibilidad real de un final de ETA es el mar de fondo en el que se agita marejada de López y Eguiguren, según Rubalcaba. Para peinar el oleaje, el ministro del Interior insistió en aplacar la ansiedad pidiendo sosiego: "Porque estamos ante el principio del fin, aparecen distintas sensibilidades y estrategias, todas ellas razonables y de gente que trabaja para que esto termine de una vez".

"Estas cosas pueden pasar"

Rubalcaba enmarca sus palabras en el clima del "principio del fin de ETA"

El vicepresidente primero quiso, no obstante, "desdramatizar" el alcance de las declaraciones de López y Eguiguren en el contexto de un adiós próximo a la violencia en Euskadi: "Estas cosas pueden pasar al final, queda poco, pero todavía queda y, por tanto, hay que hacerlo bien y juntos", reiteró.

Sobre el horizonte legal de Sortu, la nueva marca de la izquierda abertzale radical que aspira a estar presente en las elecciones municipales y autonómicas del próximo 22 de mayo, Rubalcaba invitó a aguardar el veredicto de los jueces en lugar de anticipar deseos personales. "Hay que esperar a que decidan los tribunales sobre la inscripción o no de Sortu. Esperar al Tribunal Supremo y, en su caso, al Tribunal Constitucional; sería bueno que todos esperásemos", concluyó.

En la línea fijada por Rubalcaba, el número dos del Grupo Socialista en el Congreso, Eduardo Madina, reprochó a algunos dirigentes políticos sus prejuicios sobre la legalidad de Sortu antes de que la justicia se haya pronunciado.

"Algunos han querido meterse a jueces para decir que Sortu es perfectamente legal antes de que sentencie ningún tribunal, mientras que otros han defendido que es completamente ilegal y que, si termina siendo legal, se iban a romper acuerdos", señaló Madina, en declaraciones a Radio Euskadi, donde minimizó las diferencias apuntadas por López o Eguiguren: "Los artículos, un día se publican y al día siguiente quedan viejos". Mejor es, a su juicio, fijarse "en lo que viene haciendo el Gobierno vasco" día a día, concluyó.