Archivo de Público
Viernes, 18 de Marzo de 2011

Alma nocturna de Barcelona

Oriol Regàs fue el padre de la Gauche divine' barcelonesa de los 70 y 80

TONI POLO ·18/03/2011 - 22:00h

EDU BAYER - Oriol Regàs, el mes de mayo pasado.

Una embolia cerebral ha acabado este viernes con los últimos sufrimientos de Oriol Regàs (Barcelona, 1936), figura clave de la Barcelona y de la Catalunya del tardofranquismo y de la Transición. Hace un mes y medio sufrió una hemorragia cerebral que le obligó a estar hospitalizado.

El pasado mes de mayo, la editorial Destino publicó sus memorias, Los años divinos, donde vierte todos sus recuerdos. Un libro que, pese a que él insistía en decir que no creía que pudiera despertar mucho interés, pasó a ser clave para entender un movimiento difícilmente clasificable que impregnó muchos aspectos de la Catalunya de aquella época: el que el periodista Joan de Sagarra bautizó como GaucheDivine.

Por la vida de Regàs desfilaron pintores, escritores, arquitectos, fotógrafos, poetas, modelos, políticos, editores, cantantes. Toda una burguesía progresista y desinhibida que encontró en la noche y en el recreo una razón de vida. "Yo decía, entonces, que la cultura era sexy", recuerda ahora la fotógrafa Colita.

Años divinos

Regàs puso un escenario en el que toda aquella corriente de gente inquieta e implicada desbordara talento, creatividad, originalidad... "Era un empresario pero también un mecenas y un interventor cultural", dice Colita. El principal escenario fue un bar, Bocaccio, tan mítico en las crónicas crápulas de aquellos años que Oriol Regàs pasó a ser, directamente, señor Bocaccio. Teresa Gimpera, Ricardo Bofill, Xavier Miserachs, Jorge Herralde... Dalí tampoco fue extraño: "En una dedicatoria me escribió: Regàs, el único catalán que funciona".

Barcelona seguirá bailando, actuando, disfrutando... pero sin una parte importante de todo lo que ahora es. Hace tiempo que los tiempos han cambiado. Y las noches, también. "Se ve que ahora no hay mucho", decía, antes del verano pasado, en Público. "Mis nietos me cuentan que se baila poco y sólo interesan las copas".