Archivo de Público
Viernes, 18 de Marzo de 2011

Información convincente sobre salud podría inducir a error

Reuters ·18/03/2011 - 14:36h

Por Frederik Joelving

La información sobre salud más convincente no siempre es la más conveniente.

Un nuevo estudio describe cómo los médicos y los pacientes que están tomando decisiones terapéuticas hipotéticas tienden a dejarse llevar más fácilmente por las cifras más llamativas que por las más útiles.

Eso, en principio, da lugar a gastos innecesarios y tratamientos exagerados, según uno de los coautores, doctor Elie A. Akl, de University at Buffalo, en esta ciudad.

Por ejemplo: comentó que un estudio publicado en noviembre último había demostrado que los fumadores controlados por TC para detectar precozmente el cáncer pulmonar tuvieron un 20 por ciento menos de mortalidad que el grupo sin controlar.

Ese resultado alegró a muchos, pero ese entusiasmo se desvaneció al conocerse que se traducía en una disminución de apenas un 0,33 por ciento del riesgo absoluto, es decir, a un 1,32 por ciento desde un 1,65 por ciento.

En otras palabras, se deberían controlar a unas 300 personas para evitar una muerte. Si a eso se suma el riesgo de obtener un falso positivo y la ansiedad del screening, la ecuación parece mucho menos atractiva.

"Esto permite comprender por qué se toman distintas decisiones a partir de estos números, que derivan de las mismas estadísticas", dijo Akl, que publica los resultados en Cochrane Collaboration.

En su ejemplo, el 20 por ciento es "la reducción del riesgo relativo" y no representa el riesgo real o "absoluto" de morir durante el estudio. Esto lo aportarían los otros dos números por encima del 1 por ciento. La cifra de 300, que surge de la reducción del riesgo absoluto, es "la cantidad que hay que tratar".

Comparado con el riesgo relativo, "la reducción del riesgo absoluto es quizás más informativa -dijo Akl-. Describe toda la situación".

El nuevo estudio resume 35 estudios previos que habían analizado cómo los profesionales de la salud y los consumidores responden a distintas formas de presentar los riesgos.

"El efecto de una intervención se percibe erróneamente como más grande cuando se presenta como la reducción del riesgo relativo -comentó Akl-. Y las personas que reciben la información de esa forma son más propensas a empezar a tomar un medicamento o someterse a un procedimiento que cuando se les comunica el riesgo absoluto".

Pacientes y médicos tendían a quedar más impresionados con los números relativos. De todos modos, los estudios se concentraron en las decisiones médicas hipotéticas, no reales.

FUENTE: The Cochrane Library, online 16 de marzo del 2011.