Archivo de Público
Viernes, 18 de Marzo de 2011

Air France, imputada por el accidente del vuelo Río-París

La aerolínea ha sido acusada de "homicidio involuntario" por la muerte de las 228 personas que se estrellaron en el Atlántico. El fabricante Airbus también ha sido imputado en la causa

EFE/PUBLICO.ES ·18/03/2011 - 13:56h

Unos submarinistas trabajan para recuperar partes del avión siniestrado.

La aerolínea francesa Air France ha sido imputada este viernes por "homicido involuntario", según ha dictaminado el juez que investiga el accidente que el pasado 1 de junio de 2009 se saldó con la vida de 228 personas al estrellarse en el Atlántico el Airbus 330 en el que viajaban desde Río de Janeiro a París.

El director general de Air France, Pierre-Henri Gourgeon, junto al abogado de su compañía, Fernand Garnault, han estado presentes en el tribunal de París donde se ha comunicado el procesamiento de la aerolínea, que se ha producido un día después de que también fuera imputado el fabricante aeronáutico europeo Airbus en la misma causa. Esta última imputación se ha realizado con vistas a la determinación de responsabilidades en la caída del avión por razones que todavía no se han podido precisar.

Casi dos años de incertidumbre

Los dos procesamientos se conocen dos días antes de que el organismo francés encargado de la búsqueda de los restos del fuselaje, la Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA), inicie una nueva campaña de rastreo en el lugar del siniestro, ya que en las tres operaciones anteriores, el BEA no logró dar con las cajas negras del avión (imprescindibles para establecer las circunstancias de la catástrofe).

En diciembre de 2009, BEA recomendó cambiar los "criterios de certificación" de los sensores de velocidad Pitot de los aviones, fabricados por la empresa gala Thales, que llevaba el aparato siniestrado, así que Air France sustituyó ese tipo de sondas en todos sus aviones tras el siniestro de su vuelo AF447.

Jean-Claude Guiudicelli, uno de los abogados de los familiares de las víctimas, ha afirmado tras conocerse la imputación del fabricante de los aparatos que "no hay ninguna duda de la responsabilidad colectiva de Air France y de Airbus, puesto que la verdad en este asunto salta a la vista. Hay pruebas abrumadoras".

Entre esas pruebas, Guiudicelli ha destacado que el sistema que comunica al ordenador de a bordo del avión los fallos técnicos, indicó cuando estaba cayendo que las sondas Pitot no funcionaban y que por tanto los pilotos no podían controlar la velocidad de vuelo.