Archivo de Público
Viernes, 18 de Marzo de 2011

España rebasa el límite de deuda que exigía el euro

El endeudamiento de las comunidades autónomas crece otro 31,7%, frente al 11,2% que subió el estatal

ANA FLORES ·18/03/2011 - 10:44h

El año de la crisis de la deuda pública en Europa, cuando el capital decidió castigar a los países del euro –debilitados por haber gastado mucho más de lo que tenían para salir de la recesión– España alcanzó un nivel de endeudamiento de 638.767 millones de euros, una cifra equivalente al 60,1% de toda la riqueza que fue capaz de generar en ese ejercicio (PIB).

Según las cifras hechas públicas este viernes por el Banco de España, 2010 fue un año de hitos, donde fue posible incluso que el Ayuntamiento de Madrid redujese su deuda por primera vez desde que gobierna Alberto Ruiz-Gallardón, aunque para ello fue necesario que el Ejecutivo le prohibiese endeudarse más.

Un periodo turbulento en el que creció la deuda de la Administración Central (11,15%) pero en el que sobre todo las comunidades autónomas siguieron gastando por encima de sus posibilidades, incrementando sus débitos un 31,70% respecto a finales de 2009.

España incumplió por primera vez, aunque fuese por una décima, uno de los compromisos que exige el Tratado de Maastricht para entrar en el euro. No es una gran noticia, menos aún cuando supone un notable aumento respecto al 53,3% sobre el PIB del país un año antes. Sin embargo, mirando a los países vecinos, con tasas del 116% a finales de 2009 en el caso de Italia, del 76,1% de Portugal o del 73,4% de Alemania (por muy exigente que sea Angela Merkel con el gasto de los demás); y sumándole lo que ha llovido durante la crisis, parecería que España dispone aún de margen para gastar. El problema es su dependencia del exterior a la hora de financiarse. Porque aquí, lo que se dice ahorrar, no se ahorra y hay que salir a buscar buena parte del dinero fuera, a los mercados de capitales.

Estos, secundados por Europa, forzaron en el pasado ejercicio uno de los mayores ajustes del gasto público protagonizado por un Gobierno español. El déficit de la Administración Central (volumen de gastos respecto a los ingresos en un año) se recortó considerablemente, pero entonces los mercados y otros agentes como las agencias de calificación de deuda pusieron las dudas sobre el déficit y consecuente endeudamiento de las autonomías.

La crisis y las autonomías

Con el país en pleno debate sobre la estructura autonómica –una de las próximas reformas que va a emprender el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero– el Banco de España dio a conocer hoy que Catalunya pasó en 2010 de una deuda del 11,9% sobre PIB al 16,2%; Castilla-La Mancha, del 12,2% al 16,5%; y el País Valencià, del 14,1% al 17,2%. En total, junto con Balears, son cuatro las que superan el 15% sobre el PIB.

El estallido de la burbuja inmobiliaria dejó especialmente a las autonomías y a los ayuntamientos huérfanos de una fuente de ingresos que creían inagotable y sobre la que construyeron sus macroestructuras. Entre finales de 2007 y finales de 2010, los años de la crisis, las autonomías casi duplicaron su deuda (+93%), un comportamiento que, para calmar a los mercados, ha hecho que el Ejecutivo fuerce a los gobiernos regionales a mayor transparencia y les imponga límites para emitir deuda nueva.

Las primeras en entrar en cuarentena fueron Castilla-La Mancha y Murcia. La región que gobierna el socialista José María Barreda ha pasado de un endeudamiento de 1.829 millones a finales de 2007 a deber 5.819 millones a cierre de 2010. Murcia pasó en el mismo periodo de deber 648 a 2.107 millones. Catalunya, con la deuda más abultada en términos absolutos, fue la tercera a la que se le pusieron obstáculos a emisiones nuevas, lo que provocó la primera fricción del recién nombrado Ejecutivo de Artur Mas con Zapatero. En el polo opuesto, Madrid es la región con menor nivel de deuda , el 7,1%.

Las cifras de Gallardón

A nivel local, la ciudad de Madrid sigue teniendo una deuda superior a la suma de las de todas las demás capitales de provincia con más de 500.000 habitantes (Barcelona, Valencia, Zaragoza, Sevilla y Málaga), cifras procedentes sobre todo de la primera legislatura de Gallardón, cuando el endeudamiento crecía en torno a un 50% cada año. En 2010 se redujo un 4,57%. La ciudad de Madrid debe más dinero que 13 autonomías, incluidas algunas como Castilla- La Mancha, Castilla y León o Galicia.