Archivo de Público
Viernes, 18 de Marzo de 2011

Bahrein usa mano dura contra los chiíes

El régimen suní arresta a líderes de la oposición y renuncia al diálogo

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·18/03/2011 - 01:00h

El régimen de Bahrein envió ayer a la mayoría chií una clara señal de fuerza al detener a un grupo de líderes de esa comunidad, un paso que revela que el Gobierno de Manama o mejor dicho la monarquía de Hamad bin Isa Al Jalifa ha renunciado a establecer un diálogo político con la oposición para superar la crisis, en contra de lo que las autoridades habían anunciado con insistencia en las últimas semanas.

Grupos de derechos humanos indicaron que las detenciones se produjeron durante la noche del miércoles al jueves en la capital, y que los militares han vuelto a ocupar las calles para evitar que se formen grupos de manifestantes después de la luctuosa jornada del miércoles, en la que murieron al menos tres manifestantes y tres policías en el asalto al campamento de la plaza de la Perla.

La alta comisaria de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, divulgó un comunicado criticando la brutalidad de las fuerzas de seguridad. "Se está informando de detenciones arbitrarias, asesinatos, golpes a los manifestantes y el personal médico, y de la toma de hospitales y centros médicos por parte de las distintas fuerzas de seguridad". El comunicado añadía que esa conducta es "sorprendente e ilegal". Anteayer, la Policía desalojó por la fuerza la plaza de la Perla, corazón geográfico de Manama y centro de las protestas. Seis personas murieron.

Entre los detenidos de ayer están Hasán Mushaima y Abdul Yalil al Sangaece, cuyos nombres figuraban en la lista de 25 sospechosos de conspirar contra el régimen, aunque el proceso se detuvo en febrero a causa de una medida de gracia del monarca. Entonces las autoridades todavía confiaban en mantener un diálogo con la oposición.

Otros líderes detenidos son los chiíes Abdul Wahad Husein y Hasán Hadad, así como el suní Ibrahim Sharif, un liberal que se ha alineado con los chiíes que exigen reformas democráticas. También han sido arrestados Abdul Hadi al Mojdar y Said al Nuri.

El poder de Arabia Saudí

Arabia Saudí y los demás países suníes del golfo Pérsico han acabado por imponer su voluntad de evitar a toda costa que la mayoría chií se haga con el control de Bahrein, lo que ocurriría si el régimen suní inicia un proceso de apertura hacia la democracia, tal como exige la oposición desde hace un mes. Además, la familia Al Jalifa tiene los mismos orígenes que los Al Saud; en el siglo XVIII llegaron del desierto saudí a la isla de Bahrein, que pertenecía a la antigua Persia.

Mientras, Estados Unidos mantiene una actitud ambigua, pero permite que Arabia Saudí imponga su voluntad. Riad teme a Irán, que también es de mayoría chií y que podría introducir un pie en el Golfo. Los iraníes han calificado de "inaceptable" la insólita injerencia militar del Consejo de Cooperación del Golfo, que envió el lunes a un millar de soldados, en su mayoría saudíes, al pequeño reino.

Las fuerzas de seguridad de Bahrein tomaron ayer varios hospitales y centros médicos en Manama y amonestaron a los médicos, en su mayor parte chiíes, que querían asistir a los heridos y lesionados, que en su mayoría también son chiíes. El Gobierno explicó esta actitud diciendo que los hospitales se han convertido en fortalezas de la oposición.

Después de que el martes el Gobierno decretara la ley marcial durante tres meses, dejando en manos del Ejército las decisiones relativas a la seguridad pública, los militares han establecido el toque de queda entre las ocho de la tarde y las cuatro de la mañana. Muchas calles están vacías y los soldados las recorren para asegurarse de que no vuelven a concentrarse los manifestantes.

A estas alturas está claro que el régimen de la familia Al Jalifa ha decidido perpetuarse en el poder y mantener las discriminaciones que sufren los chiíes, que representan el 70% de la población, y que para ello cuenta con el apoyo incondicional de los países suníes de la región, y con el soporte circunstancial de Estados Unidos. En Bahrein se encuentra la principal base de la V Flota de la Marina estadounidense.