Archivo de Público
Jueves, 17 de Marzo de 2011

Los 'polvos mágicos' del estafador

Detenido cuando engañaba al dueño de un bar un timador que aseguraba duplicar billetes con reactivos 'milagrosos'.

Ó. LÓPEZ-FONSECA ·17/03/2011 - 10:38h

Unos sobres con papeles de color negro en su interior. Cinta adhesiva de embalar. Un frasco plateado conteniendo un misterio líquido marrón. Un puñado de polvos blancos de origen desconocido. Y mucho morro. La Policía Nacional detuvo el pasado sábado en Madrid a Prosper S.N., un camerunés de 27 años cuando presuntamente intentaba timar 1.120 euros al propietario de un bar del centro de Madrid, al que había asegurado que podía multiplicar por arte de magia los billetes de curso legal con estos ingredientes.

Sin embargo, los nervios del timador, que a mitad del milagro insistía en abandonar el bar para ir a buscar más 'polvos mágicos', y el temor del propietario de quedarse sin su inversión en este 'milagro de panes y peces' con euros terminaron por destapar el engaño. "Le dije que del bar no salía hasta que no apareciera el dinero", aseguró este jueves a Público.es el dueño del bar, César. Poco después se personaba en el local un coche patrulla alertado por un llamada al 091 que había denunciado la existencia de una riña en el interior del mismo. Los agentes detuvieron a Prosper con el dinero escondido en una zapatilla.

El timo, en realidad, se había iniciado el sábado anterior. Ese día, a primera hora de la mañana, se presentaron en el bar el ahora arrestado y otro individuo y comentaron a César que si les dejaba un billete de 20 euros tenían en su poder unos reactivos que convertían 'por contacto' dos hojas en blanco en sendos billetes de idéntico valor.

"Nos sentamos en una mesa y vi cómo metían en un sobre con polvos blancos mi billete junto a dos papeles y, tras untarle un líquido con algodón, luego extraían tres. La verdad es que no pensé que era un truco", reconocía ayer un abochornado César. Tras la demostración, los dos timadores devolvieron el billete al dueño del bar y prometieron volver.

Finalmente, sobre las diez y media de la mañana del día 12 de marzo entró en el local uno de los dos jóvenes y le ofreció al dueño del bar un 10% de las 'ganancias' si le prestaba una buena cantidad de dinero sobre la que verter su 'mágica receta'. César le dejó los 1.120 euros que tenía a mano, y el ahora detenido lo introdujo en un sobre con un puñado de polvos blancos. Inmediatamente lo cerró con la cinta de embalar.

A partir de ese momento, los acontecimientos se precipitaron. "Empezó a recibir llamadas y a ponerse nervioso. Me dijo que tenía que irse a por más reactivos. Entonces empecé a sospechar", aseguraba César. Minutos después, el dueño del bar le impedía salir del bar y llegaba la policía.

Cuando los agentes llegaron, Prosper negaba una y otra vez haber cometido ningún engaño. Sin embargo, los agentes constataron que el sobre donde se debían multiplicar los billetes estaba lleno únicamente de papeles negros... y del dinero ni rastro. Los policias registraron todo el local, incluido los baños, por si el presunto timador los hubiera escondido en algún lugar. Finalmente, localizaron los 1.120 euros escondidos en la zapatilla izquierda de Prosper. Ni César ni nadie se había dado cuenta del 'cambiazo' de esta variante del célebre timo de la estampita.