Archivo de Público
Miércoles, 16 de Marzo de 2011

Torres espera jugar con un equipo español después de cuartos

EFE ·16/03/2011 - 23:21h

EFE - El jugador del Chelsea John Terry (i) pelea por el balón con Dame N'Doye, del FC Copenhague, durante el partido de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones en el estadio Stamford Bridge de Londres, Reino Unido.

Fernando Torres, delantero del Chelsea, confía en poder evitar un cruce en cuartos de final con los dos equipos españoles que quedan vivos en la Liga de Campeones, Real Madrid y Barcelona, a los que le gustaría enfrentarse "más adelante".

"Si lo podemos evitar (en cuartos de final), mejor", dijo el ex atlético en declaraciones a la prensa al término del partido Chelsea-Copenghague, que empezó con medio minuto de silencio dedicado a las víctimas del fuerte terremoto en Japón y acabó con un empate sin goles suficiente para la entrada de los ingleses en la siguiente fase de la "Champions".

Ante la celebración el viernes del sorteo de la UEFA que decidirá los enfrentamientos entre los ocho equipos que aún compiten en la máxima competición europea, Torres cruza los dedos para que al Chelsea no le toque un cruce con los españoles hasta, al menos, las semifinales.

"Ojalá podamos jugar con un equipo español, pero más adelante", indicó entre risas el delantero que protagonizó el último mercado de traspasos, en enero, por su decisión de abandonar Anfield para unirse a la plantilla de Carlo Ancelotti, objetivo perseguido por el dueño del Chesea, Roman Abramovich.

Tras salir hoy como suplente en el minuto 67, presuntamente por el plan de su entrenador de tenerlo descansado para jugar contra el Manchester City el domingo en Liga, Torres aseguró que prefiere esperar a conocer su próximo adversario en Europa para opinar sobre las dificultades o facilidades de los "blues" a la hora de progresar.

"Yo bastante tengo con lo nuestro, vamos a esperar a saber el rival. Hay rivales que parece que siempre la gente los quiere y luego, casi todos los años se demuestra, no porque un rival tenga menos nombre es más sencillo. Siempre hay sorpresas y las va a seguir habiendo este año", explicó Torres.

Éste continuó imaginándose en su conversación con la prensa el posible panorama: "quién sabe lo que puede pasar, te puede tocar Shalke, estar todo el mundo contento y puedes perder. Creo que hay que ser respetuoso con todos y afrontar lo que nos toque".

El campeón del mundo, que lleva siete partidos disputados con el Chelsea y todavía no ha marcado, se puso como meta encontrar la red en la próxima cita de su equipo: "el gol para el domingo".

En cuanto a esas ciertas dificultades para marcar con su nueva camiseta, el jugador descartó que esté sintiendo algún tipo de presión.

"No, presión ninguna. Estoy encantado del recibimiento de la gente otra vez (esta noche fue aplaudido al salir) y, mientras el equipo vaya ganando, siempre todo va a ser más fácil", aseguró.

El ex talismán del Liverpool y discípulo de Rafa Benítez en esa plantilla habló sobre su situación personal en Londres, ciudad que trata de descubrir día a día: "adaptándome y contento con el juego que estoy haciendo. El gol ya llegará. Mientras el equipo gane, no es importante".

Precisamente, en cuanto a esa buena marcha del plantel, comentó que "hace un mes parecía" que estaba "fuera de pelear por todo", sin embargo, "en tres partidos, la cosa cambió. El Manchester pierde, estamos cerca de la cabeza, cuartos de final de la Champions...".

Por eso, Torres no se siente en absoluto preocupado de haberse quedado esta noche en el banquillo, pues también lo hicieron "otros jugadores que venían jugando casi todos los partidos".

Para él, "lo importante ahora es que todo el mundo esté bien" para la recta final de una campaña que espera el Chelsea complete con algún título, que fue lo que el madrileño vino a buscar a Stamford Bridge.