Archivo de Público
Jueves, 17 de Marzo de 2011

Calatrava triplicó un presupuesto de forma unilateral

Documentos internos muestran la permisividad del PP y la Generalitat niega irregularidades

BELÉN TOLEDO ·17/03/2011 - 01:00h

Calatrava, a la derecha, a su llegada al Juzgado. j. reina

Rodeado por la cúpula del PP en el País Valencià (desde Francisco Camps, president, hasta Carlos Fabra, líder provincial), el arquitecto Santiago Calatrava presentó en mayo de 2008 una fastuosa maqueta de lo que iba a ser el Centro de Convenciones de Castellón. Lo que entonces no se conocía era que la miniatura reflejaba el triple de la superficie edificada y también el triple del presupuesto pactado en el contrato original con la Generalitat Valenciana.

Así lo muestran varias comunicaciones internas fechadas a finales de 2008 entre altos cargos de la empresa pública Sociedad de Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV), dependiente de la Generalitat, encargados de supervisar el proyecto presentado por Calatrava. Los documentos, hechos públicos ayer por Esquerra Unida del País Valencià (EUPV), muestran que el aumento (de 60 millones de euros a 180) fue decidido de forma unilateral por el arquitecto. Pese a su incumplimiento, Calatrava cobró 2,7 millones de euros.

La actitud de Calatrava, que decidía por su cuenta multiplicar costes sin contar con la administración, causó estupor entre los técnicos. En referencia a la presentación de la maqueta, los técnicos se sorprenden de que Calatrava "expuso públicamente un proyecto grandioso que excedía todos los números citados anteriormente en cualquier declaración de intenciones". "No entendemos los criterios que hacen que ahora uno de los tres edificios cueste un 50% más que lo que antes se estimaba costase el conjunto de los tres", añaden.

Por su parte, la SPTCV negó en un comunicado emitido ayer "rotundamente" ningún pago indebido a Calatrava, informa Efe. La empresa pública acusa a EUPV de interpretar "de modo totalmente erróneo" las comunicaciones entre sus técnicos y el arquitecto. EUPV acusó el martes a la Generalitat de hacer un uso indebido del dinero público en su relación con Calatrava. El edificio no ha llegado a construirse por problemas urbanísticos.