Archivo de Público
Jueves, 17 de Marzo de 2011

Los sospechosos de financiación ilegal del PP valenciano repetirán en las listas

"Si va Camps, ¿con qué excusa no van a ir los demás?", se pregunta la dirección nacional

MARÍA JESÚS GÜEMES ·17/03/2011 - 08:30h

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, en el acto de presentación de los candidatos municipales el pasado mes de febrero. Juan navarro

En el PP valenciano (PPCV) aseguran que aún no se han puesto a elaborar las listas de las elecciones municipales y autonómicas del próximo 22 de mayo, pero dan por hecho que en ellas repetirán todas las caras que se han visto salpicadas por el caso Gürtel en estos dos últimos años.

El primero será Ricardo Costa. El ex secretario general y ex portavoz del PP en Les Corts volverá a figurar por la provincia de Castellón. El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, se lo ha garantizado personalmente.

El PPCV defiende a los suyos y apela a la presunción de inocencia

Hasta octubre de 2009, Costa fue su mano derecha. Entonces fue suspendido de militancia por la dirección nacional. Se dijo que le habían echado por "su actitud" desafiante al ratificarse en todos sus cargos una vez había sido cesado. Pero lo cierto es que Camps nunca lo destituyó, desoyendo las órdenes de Mariano Rajoy. Para muchos su salida en aquel momento sólo fue una argucia para tratar de expiar las culpas del PP valenciano en la trama corrupta. Costa fue desterrado a la última fila de la bancada popular. Hasta que, en septiembre de 2010, le devolvieron su carné de afiliado. No había cumplido un año de castigo. Según el Comité de Derechos y Garantías del PP, no era necesario, habida cuenta de su comportamiento "plenamente satisfactorio".

Tan sólo un mes después de su rehabilitación, el jefe del Consell lo nombró coordinador de Economía en el Parlamento autonómico y le permitió avanzar en Les Corts en posición y en escaños. Tanto que muchos creen que, si Camps logra la aplastante mayoría absoluta de la que tanto presume, se llevará a Costa con él como consejero para resarcirlo. En la formación regional, sin embargo, algunos creen que no le vendría nada mal "una legislatura en el purgatorio".

Costa está imputado en el caso de los trajes junto a Camps, a quien la Fiscalía le pide una multa de más de 41.000 euros por un delito continuado de cohecho. Anticorrupción solicita lo mismo para el diputado regional, al considerar que recibió de la red encabezada por Francisco Correa y Álvaro Pérez, el Bigotes, regalos por un importe total de 7.325 euros.

Rajoy y Camps se verán en Fallas si el president se repone de una hernia

Pero Costa también está pendiente de otra investigación. Existen tres informes que aportan datos sobre la presunta financiación ilegal del PP valenciano.

En julio de 2009, la Brigada de Blanqueo de la Policía describió la doble contabilidad que llevaba el partido, con pagos en "A" (denominados Alicante en los documentos incautados) y en "B" (Barcelona). En mayo de 2010, Hacienda concluyó que el PP había ocultado al fisco 2,5 millones en las elecciones de 2007.

Y, por último, en julio de 2010, otro informe policial descubrió el pago en negro de 846.000 euros durante 2008 a Orange Market (la empresa de la trama en Valencia), dinero destinado a saldar gastos electorales de los conservadores. La mitad de esta cantidad la abonó el propio PP y la otra, las tres empresas con más adjudicaciones públicas de la Generalitat valenciana.

En los documentos policiales figura el nombre de Costa y el de otras tres personas más: David Serra, vicesecretario de Organización del PPCV , Yolanda García, tesorera, y Vicente Rambla, vicepresidente de la Generalitat. Todos ellos son compañeros en Les Corts y parece que nada vaya a cambiar esa situación a pesar de que, el pasado 11 de marzo, el Tribunal Superior de Justicia valenciano decidió reactivar esta investigación y dio a las partes diez días para pronunciarse.

En mayo de 2010, el juez Pedreira se inhibió en favor de Valencia dictando un auto en que señalaba indicios de siete delitos en las relaciones de Camps y su equipo con la Gürtel: cohecho, delito electoral, prevaricación, delito fiscal, falsedad documental, blanqueo y asociación ilícita.

Defensa

En el PP valenciano salen a dar la cara por los suyos. Recuerdan que Serra, Rambla y García no están imputados y apelan a su presunción de inocencia. Insisten en que las listas aún no están confeccionadas y no quieren que nadie los cuestione.

El que sí está imputado es su presidente. "Lo que sirve para uno sirve para otro", dicen desde la formación regional. En la nacional piensan lo mismo. Los que rodean a Rajoy son conscientes de que no va a haber una renovación. "Si va Paco, ¿con qué excusa no van a ir los demás?", se preguntan, poniendo de relieve que el líder del PP no dudó en ratificarlo como candidato. Y, aunque no les hace mucha gracia, asumen lo que se les viene encima. "Tomada la primera decisión, lo demás es sólo su consecuencia. Se eligió a Camps y a toda su corte con él", admiten.

Los colaboradores de Rajoy saben que quien está en la situación procesal "más avanzada" es Camps, y aún así se le ha dado carta blanca. El líder del PP coincidirá mañana con él en las Fallas. Eso si el jefe del Consell se encuentra bien, porque está en reposo por una hernia.