Archivo de Público
Jueves, 17 de Marzo de 2011

La enfermedad, una lección de vida

Otros deportistas afectados por tumores ven clave el optimismo

N. ROMÁN ·17/03/2011 - 08:30h

Cuando el doctor Josep Fuster, reconocido experto mundial, le comunique a Abidal los resultados de la biopsia que se le practicará esta tarde, el defensa del Barcelona se enfrentará a uno de los momentos más duros del proceso que inició el martes, después de que se le detectara un tumor en el hígado. Eso, al menos, aseguran otros deportistas que han pasado por situaciones similares, pues la biopsia determinará si el tumor es benigno o maligno, así como su extensión, factores todos determinantes en el posterior proceso de recuperación.

"Son momentos de incertidumbre, hay nervios y se pasa mal", asegura Xavier Monteys, Monty, centrocampista del Santboià que, como Penev, Molina o Robben, superó un cáncer de testículos en 2008. "Decírselo a la familia también es muy duro. Sufres por ellos porque no sabes cómo reaccionarán", añade el catalán.

Según su experiencia, afrontar la dolencia con optimismo es clave para superarla. "Ver cómo otras personas han superado la enfermedad y han proseguido con su vida ayuda mucho", apunta Monty. "El cáncer es lo mejor que me ha pasado en la vida. Sin pasar por esa lección, no habría ganado ni un Tour. Aprendí que el dolor es transitorio, pero el desaliento dura toda la vida", afirma Lance Armstrong, el caso más extraordinario: ganó siete Tours tras superar un cáncer de testículos con metástasis en pulmón y cerebro.