Archivo de Público
Jueves, 17 de Marzo de 2011

Las operadoras aceleran el pago con el móvil

Telefónica, Vodafone y Orange firman un acuerdo para implantar el sistema en España. Calculan que en tres años podría estar estandarizado. Google inicia un proyecto piloto en Nueva York y San Francisco

BLANCA SALVATIERRA ·17/03/2011 - 08:40h

Proyecto piloto de pago por móvil con NFC realizado en Sitges el año pasado. guillem valle

Acercar el teléfono móvil a un terminal de pago en tiendas, cines, restaurantes o taxis y abonar la compra. Es una de las posibilidades de la tecnología NFC (Near Field Communication), un sistema que permite la transmisión de datos de forma instantánea e inalámbrica entre dispositivos que se encuentran a menos de 20 centímetros. Telefónica, Vodafone y Orange hicieron público ayer un acuerdo abierto a otras operadoras para impulsar el despegue del NFC en España. Esto implica que tanto el usuario como los comercios que lo pongan en marcha seguirán siempre los mismos pasos, independientemente de la operadora que les preste el servicio.

Las compañías de telecomunicaciones creen que este año se van a producir unas condiciones óptimas para desarrollar este sistema. Además de las pruebas que se han realizado en varias ciudades del mundo y que muestran una buena acogida, la mayoría de los fabricantes también se han mostrado dispuestos a incluirla en sus terminales.

La mayoría de los fabricantes lanzará este año móviles con NFC

Los expertos calculan que, en 2012, el 20% de los móviles en Europa tendrán NFC. Nokia, RIM (BlackBerry) o Motorola han anunciado que este año lanzarán terminales con esta tecnología. Samsung y Google, por su parte, ya cuentan con algunos modelos que la incluyen. Además, servicios financieros, como Visa, también la observan atentamente. "Este año nos centraremos en la colaboración entre las operadoras y los emisores de Visa", explica la responsable de pagos con móvil de Visa Europa, Mary Carol Harris.

Proceso de pago

A falta de que la asociación que promueve la adopción de estándares para la industria móvil, la GSMA, ultime los detalles, el proceso de pago ya está definido. El usuario sólo tiene que acercar su móvil a un terminal de cobro especial, equipado con NFC. El corto alcance de esta tecnología ha sido durante años su gran inconveniente. Ahora puede ser su mayor baza: para el intercambio de datos es necesario que los dos dispositivos se conecten a una distancia de entre 10 y 20 centímetros.

El teléfono y el terminal de pago contactan' a menos de 20 centímetros

Los teléfonos deben ser compatibles con NFC tanto en hardware como en software. Es necesario que cuenten con una tarjeta SIM NFC y una antena que se encargará de realizar el contacto con la máquina que recoge el pago. La operadora es quien facilita el servicio. Aunque todo apunta a que los usuarios que quieran pagar con su móvil tendrán que abonar una cuota mensual a la compañía de telecomunicaciones, el acuerdo anunciado ayer no contempla los modelos de negocio que se crearán a partir de su implantación. A la vez, cada SIM está asociada a un banco, una tarjeta de crédito y una operadora. Las diferentes puestas en marcha decidirán si es la operadora la que incluye los gastos en su factura o si estos se asocian a una cuenta corriente.

En cuanto a la seguridad, además de integrar los datos bancarios de forma segura en la SIM y transmisiones encriptadas, el sistema cuenta con medidas de seguridad intrínsecas y otras añadidas, como la necesidad de confirmar la compra introduciendo un PIN específico que proporcionará la entidad bancaria.

Telefónica define la tarjeta SIM como "el espacio más seguro que la mayoría de los ciudadanos lleva ya en su bolsillo". De hecho, esta operadora también está haciendo pruebas para integrar el DNI electrónico en este espacio. "El siguiente paso será convertir la tarjeta SIM en todo lo que necesitas", anunció el pasado febrero el consejero delegado de Telefónica I+D, Carlos Domingo, cuando mostraron este servicio. La incorporación de la tecnología NFC es un paso más en esa dirección.

Sitges fue la primera ciudad europea en acoger un proyecto de pago por móvil

Ciudades conectadas

Sitges fue la primera ciudad europea en acoger un proyecto de pago por móvil. Las pruebas, realizadas con la colaboración de Telefónica, Visa y La Caixa, se llevaron a cabo a lo largo de los últimos seis meses del año pasado y en ellas participaron 1.500 personas y 500 comercios.

Las conclusiones del proyecto mostraron que la mayoría de las compras tenían un importe igual o menor a 20 euros y que las abonadas de forma electrónica habían crecido un 30% durante el piloto. "Los resultados obtenidos refuerzan la idea de que el pago por móvil podría implantarse de forma masiva a medio plazo", añaden en Telefónica. Las operadoras manejan plazos de entre tres y cinco años, teniendo en cuenta que aún restan por definir varios aspectos del estándar.

El proyecto de Google podría ser el impulso definitivo a esta tecnología

Google también realizará pruebas con este sistema en tiendas de Nueva York y San Francisco. El buscador, que no descarta ampliar el proyecto a otras ciudades si la iniciativa tiene éxito, se hará cargo de la instalación de los sistemas de cobro en los comercios. Los analistas creen que iniciativas como esta, de la mano de Google y con el apoyo de su sistema operativo Android, podrían dar el impulso definitivo a esta tecnología. Pero tampoco descartan que la reciente maniobra de la GSMA, por la que 16 de las mayores operadoras del mundo se han comprometido a apoyar un estándar de NFC, pretenda frenar a Apple.

Se desconoce si el siguiente iPhone va a incluir esta tecnología, pero la industria ya teme que la compañía aproveche el lanzamiento de su nuevo teléfono para introducir un sistema de pagos propietario, cerrado y asociado a iTunes. Si así fuera, sería Apple la que marcaría las condiciones a tiendas, servicios financieros y operadoras. Ni estas, ni los fabricantes, ni Google están dispuestas a permitirlo.

Cómo funcionará el pago por móvil

Una entidad o servicio financiero respalda la tarjeta de pago, que está colocada en la SIM del móvil.

La operadora proporciona las tarjetas SIM NFC, que integran medidas de seguridad añadidas.

El comercio tiene un terminal de punto de venta preparado para interpretar la señal del teléfono.

Para abonar el pago, el usuario tiene que acercar su móvil a menos de 20 centímetros del lector de la tienda.

Los equipos generan un intercambio de datos. El usuario debe confirmar el pago introduciendo su PIN.