Archivo de Público
Miércoles, 16 de Marzo de 2011

Saif Gadafi dice que su padre financió la campaña de Sarkozy

El hijo del dictador llama "bufón" al presidente francés y le insta a "devolver el dinero"

ANDRÉS PÉREZ ·16/03/2011 - 22:15h

Por si alguien todavía comprendía algo en la política exterior de Francia hacia el mundo árabe, el hijo predilecto de Muamar Gadafi, Saif al Islam, ha torpedeado el último y escaso crédito de Nicolas Sarkozy en la región. "Fuimos nosotros quienes financiamos su campaña electoral. Lo primero que debe hacer ese bufón [Sarkozy] es devolvernos el dinero", ha clamado el vástago del líder libio. El Elíseo lo ha desmentido de inmediato, pero un ejército de colaboradores se puso al instante a escrutar las cuentas de campaña y las donaciones de origen ambiguo.

En una entrevista exclusiva concedida a Euronews, Saif al Islam se ha mostrado amenazador. Interrogado sobre la actitud de Sarkozy durante el conflicto civil libio, ha clamado: "Sarkozy tiene que devolver el dinero que aceptó de Libia para financiar su campaña electoral. Fuimos nosotros quienes financiamos su campaña electoral, tenemos la prueba. Estamos dispuestos a revelarlo. Lo primero que pedimos a ese bufón es que devuelva el dinero al pueblo libio. Le concedimos una ayuda para que actuara en favor del pueblo libio, pero nos ha decepcionado. Tenemos todos los detalles, que revelaremos próximamente".

En lugar de hacer oídos sordos, el Palacio del Elíseo ha desmentido apresuradamente a la agencia France Presse. Es algo que da una idea sobre el nivel en que se encuentra la llamada política árabe de Francia, que en su día fuera su orgullo.

El desmentido no ha impedido que una corriente de nerviosismo atravesara las mentes de ese grupo, cada vez más reducido, de fieles al presidente. En primer lugar, porque la declaración de Saif al Islam ha llevado de nuevo a las webs francesas la fastuosa visita de Estado que Nicolas Sarkozy, recién elegido en 2007, concedió a Gadafi en un París engalanado para la ocasión.

En los últimos días, Sarkozy había estado tratando de ocultar esos excesos pro-Gadafi con otro exceso. Durante una semana, se convirtió en el más belicoso y anti-Gadafi líder occidental, junto con Londres, y en el único en dar reconocimiento diplomático pleno a la rebelión libia.

Un guiño a la 'banlieue'

Otro elemento de la declaración de Saif al Islam molesto para Sarkozy es la elección específica del término "bufón", que pega fuerte en un sector de la opinión pública francesa. Porque basta con darse una vuelta por los barrios populares de Francia, la llamada banlieue, para darse cuenta de que entre la ciudadanía está muy extendido el apelativo de "bufón" para calificar a Sarkozy. Es más, Saif al Islam, sin duda muy bien aconsejado, utiliza una entonación y un volumen típico de la juventud francesa de la banlieue.

Un último detalle preocupa al equipo de Sarkozy. Hace diez días, las aduanas francesas atraparon en un aeropuerto de París al intermediario de contratos de armamento Ziad Takkiedine, un hombre ligado a anteriores campañas electorales de Sarkozy, y cuyo nombre aparece citado en el dossieres de un atentado en Karachi en 2002 en el que murieron 11 ingenieros franceses. Hace diez días, Takkiedine volvió de Libia con un millón y medio de euros en metálico.

La declaración de Seif al Islam pone de nuevo a esa persona sobre el tapete, y obliga a los colaboradores de Sarkozy a mirar con lupa todas y cada una de las aportaciones financieras a su campaña presidencial de 2007.