Archivo de Público
Miércoles, 16 de Marzo de 2011

Ucranianos recuerdan Chernóbil y aplauden a trabajadores Japón

Reuters ·16/03/2011 - 18:32h

Por Pavel Polityuk

Si hay una persona fuera de Japón que sabe por lo que están pasando los trabajadores que enfrentan la crisis en la planta nuclear de Fukushima es Andriy Chudinov, de 64 años.

Chudinov, uno de los primeros hombres que llegó a Chernóbil, al lugar del peor accidente nuclear del mundo en 1986 y quién sorprendentemente sobrevivió, repasó los traumáticos acontecimientos con calma, tristeza y resignación.

Chudinov aplaudió a los trabajadores que están luchando para mantener bajo control los dañados reactores nucleares de Japón tras el gran terremoto del viernes.

"Son buenos, después de todo, han tenido un panorama incluso peor que nosotros. Tuvieron un tsunami primero y ahora hay varios reactores con problemas. Eso es una pesadilla para cualquier trabajador atómico", dijo a Reuters el miércoles.

Aún está por verse si el drama japonés tendrá las proporciones de Chernóbil, donde toneladas de materiales nucleares fueron esparcidos por toda Europa después de una explosión en el reactor número 4 de la planta.

El mundo era diferente entonces. El hecho ocurrió durante la Guerra Fría, cuando Ucrania era parte de la hermética Unión Soviética y Moscú retuvo la verdad sobre el desastre por tres días.

a quienes las autoridades soviéticas enviaron a abordar el desastre de Chernóbil.

El era un operador de alto nivel en el reactor 3, al lado del reactor afectado, en la planta de Prypyat, en la frontera norte de Ucrania con Bielorrusia.

"Llegamos a la planta la mañana después de la explosión. La unidad (número 4) estaba destruida y en llamas. Pero no había ninguna razón para no ir", dijo en una entrevista telefónica.

"Hicimos básicamente lo mismo que los japoneses están haciendo ahora. Tratamos de detener (el fuego) en los reactores. Si el fuego se hubiese extendido, la planta hubiera sido incontrolable", agregó.

En aquel entonces, había poca ropa de protección a mano para cubrirse de la radiación. "Nos quedamos con la ropa normal y una mascarilla. A medida que avanzábamos en el reactor se nos dio una preparación de yodo, que normalmente era la primera ayuda de emergencia", dijo.

ENFERMEDAD A LA SANGRE

La cifra oficial de muertos a corto plazo del accidente fue de 31, pero muchos más murieron de enfermedades relacionadas con la radiación como el cáncer.

La cifra total de muertos y los efectos de salud a largo plazo siguen siendo un tema de intenso debate incluso 25 años después de la catástrofe, luego de que un informe de la ONU del 2008 llegó a la conclusión de que sólo unos pocos miles de personas habían muerto como resultado del hecho.

Chudinov, ahora jubilado, sufre de un problema a la sangre que él atribuye a efectos de la radiación.

"He perdido muchos amigos, muchos. No los he contado, pero una gran cantidad de ellos ya no están aquí. Yo no sé por qué sobreviví. La radiación reacciona de manera diferente en diferentes personas", dijo.

Pero el drama japonés evocó en más personas en Ucrania recuerdos de lo ocurrido en 1986, cuando el miércoles se reunieron en Kiev unos 200 manifestantes de Chernóbil para quejarse de la que califican como negligencia del Gobierno en el caso.

Mikola, de 64 años, era un oficial del ejército soviético que ayudó a la limpieza de Chernóbil y fue parte de un grupo de manifestantes en las afueras del edificio del Gobierno de Ucrania.

"Prefiero tener 2.000 envenenados (con radiación) si permitieron que 200 millones de personas vivan", dijo.