Archivo de Público
Miércoles, 16 de Marzo de 2011

La ONU retoma el debate sobre la zona de exlusión aérea en Libia

Los miembros del Consejo de Seguridad continúan sin ponerse de acuerdo en el establecimiento de la medida mientras las tropas de Gadafi cercan a los rebeldes

PUBLICO.ES / EFE ·16/03/2011 - 16:37h

EFE - Manifestantes protestan con las banderas tricolores sobre el tejado de la embajada libia en el Reino Unido.-

El Consejo de Seguridad de la ONU ha reanudado hoy sus negociaciones sobre el establecimiento de una zona de exclusión aérea en Libia que impida el bombardeo de los rebeldes al régimen de Muamar el Gadafi.

Los quince miembros del Consejo tuvieron que suspender el martes las negociaciones del proyecto de resolución que presentó Líbano, en colaboración con Francia y Reino Unido, al ser estos países incapaces de ponerse de acuerdo sobre la iniciativa, que responde a una petición formulada por la Liga Árabe.

El máximo órgano en materia de seguridad internacional vuelve a sentarse hoy para trabajar sobre el proyecto de resolución libanés, que autoriza la creación de la zona de exclusión aérea y refuerza las sanciones impuestas a Libia el mes pasado.

A la salida de la reunión del martes, el embajador de Francia ante la ONU, Gerard Araud, aseguró que "todos los países están dispuestos a ayudar" y adelantó que hoy se empezaría la negociación del texto. "Tendremos un debate, párrafo por párrafo, como es tradicional en una negociación", ha afirmado.

Según la delegación libanesa ante la ONU, el proyecto de resolución presentado el martes sigue las directrices marcadas por los ministros de Asuntos Exteriores de la Liga Árabe, que expresaron el sábado en una reunión en El Cairo su apoyo a la imposición de una zona de exclusión aérea.

El ministro de Asuntos Exteriores alemán ha defendido que no quieren ni deben "tomar parte en la guerra civil"

Sin embargo, hoy mismo, el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Guido Westerwelle, ha reiterado desde Berlín su cautela respecto a la iniciativa, alegando que implicaría "una intervención militar" a favor de los rebeldes. "No queremos ni debemos tomar parte en una guerra civil en el Norte de África", ha dicho.

Por su parte, Saif al Islam, hijo del coronel Muamar el Gadafi, ha señalado en una entrevista con Euronews que, aunque el Consejo de Seguridad apruebe la petición de la Liga Árabe, sería "demasiado tarde porque en 48 horas todo habrá terminado".

En Roma, el ministro de Asuntos Exteriores italiano, Franco Frattini, ha rechazado la posibilidad de que la comunidad internacional lleve a cabo una intervención militar en Libia y descartó que Italia vaya a participar en una posible coalición de países dispuestos a llevarla a cabo. "Cuando la Liga Árabe y la Unión Africana hablan de una exclusión de cualquier intervención en territorio libio por tierra es evidente que la zona de exclusión aérea, que no es decisiva, sigue siendo la perspectiva más avanzada, sobre la que, por otro lado, tampoco existe acuerdo", ha comentado Frattini.

Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, ha admitido que el establecimiento de una zona de exclusión aérea sobre Libia no es una "solución sencilla" a la crisis, pero se trata de un "paso necesario" para eventualmente derrocar el régimen del dictador libio, Muamar el Gadafi. Cameron ha añadido además que Europa "debe estar preparada" si la situación de crisis así lo requiere.

Mientras continúa el debate en el Consejo de Seguridad de la ONU, las tropas de Muamar el Gadafi siguen su avance por el este de Libia y cercando cada vez más a los rebeldes. Este miércoles aviones de las fuerzas leales al dictador bombardearon la ciudad de Bengasi, la segunda más importante del país y el principal bastión de los rebeldes, según informó el coronel insurgente Faradj al Feyturi, a la cadena de televisión catarí Al Yazira.