Archivo de Público
Miércoles, 16 de Marzo de 2011

Portugal subasta 1.000 millones de euros de deuda a un interés más alto

EFE ·16/03/2011 - 12:13h

EFE - El ministro de finanzas de Portugal, Teixeira dos Santos. EFE/Archivo

El Tesoro portugués informó hoy de la colocación de 1.000 millones de euros en deuda a doce meses a un interés superior, al subir del 4,057 % de la última emisión hasta el 4,331 %, e indicó que la demanda de la subasta superó la oferta en 2,2 veces.

La operación se produce en un clima de alta tensión política por la falta de entendimiento entre el Gobierno minoritario socialista y la oposición conservadora respecto al reciente endurecimiento de las medidas de austeridad, y horas después de la rebaja en dos escalones de la deuda pública lusa por la agencia de calificación financiera Moody's.

En la última emisión a un año del pasado 2 de marzo, la demanda de los títulos lusos superaron a la oferta en el 3 %, frente el 2,2 % de la presente subasta.

El pasado 9 de marzo el Tesoro portugués realizó su más reciente colocación, cuando vendió mil millones de euros en obligaciones a dos años a un interés del 5,99 %, dos puntos más que en la anterior subasta similar.

El aumento de los intereses para adquirir deuda portuguesa sucede después de que Moody's anunciase la rebaja de los bonos soberanos del país de A1 a A3 por la incertidumbre de la situación económica y pese al rigor de las medidas económicas de su Gobierno.

Sus limitadas posibilidades de crecimiento, los riesgos en la aplicación de los objetivos de saneamiento presupuestario del país, las dificultades de acceso a la financiación y la posibilidad de que el Gobierno deba ayudar a la banca lusa son los riesgos identificados por la calificadora.

La desconfianza de los mercados en las finanzas portuguesas, reflejada en la escalada de la penalización de sus títulos, y el riesgo de tener que recurrir a ayuda financiera externa llevó al Gobierno socialista de José Sócrates a anunciar el pasado viernes más medidas de austeridad para reducir el déficit del país hasta el 4,6 % este año.

Las nuevas baterías de ajuste, que se unen al recorte del salario de los funcionarios y a una subida generalizada de impuestos, incluyen un gravamen especial a las pensiones, reducción de costes en el sistema de salud y en la educación, y recortes de programas de asistencia social.

Sin embargo, el Ejecutivo minoritario de Sócrates se enfrenta al rechazo de los conservadores lusos -cuyo respaldo es necesario para aprobar las medidas- y el ministro portugués de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, ha alertado de que sin el programa de austeridad aprobado Portugal se vería "empujado" a pedir un rescate.