Archivo de Público
Viernes, 18 de Marzo de 2011

Anda que no debe estar bonito esto...

Un recorrido por los escenarios castellano-manchegos donde se rodaron películas como ‘Amanece que no es poco' o ‘Volver'.

CRISTÓBAL SALVADOR ·18/03/2011 - 08:17h

Palacio de los Condes de Valparaíso, en Almagro / © Turismo Castilla-La Mancha.

"Anda que no debe estar bonito esto. Las cabras ahí quietas y yo aquí de perfil como un masai... ¡Pues no viene nadie a verme!". Estas palabras que pronuncia el negro N´ge nDomo de Amanece que no es poco cuando platica al aire delante de su rebaño ha pasado al cajón de frases célebres del cine español. Y eso que han pasado más de 20 años desde que José Luis Cuerda rodara esta surrealista película de humor absurdo. Un título de culto que hoy sigue dando mucho que hablar.

Tanto es así que la película ha servido de inspiración a una de las dos rutas que discurren por los escenarios de cine de Castilla-La Mancha y siguen los pasos a dos destacados directores del panorama nacional, el citado Cuerda y Pedro Almodóvar.

El recorrido de Amanece, que no es poco descubre las localizaciones reales de Albacete y la sierra del Segura, donde fue rodada la película, incluso es fácil toparse en el trayecto con algunos de los extras que participaron en ella. Ayna, Liétor y Molinicos forman parte de la ruta, pueblos que junto a otros enclaves y parajes de la provincia siguen conservando su belleza y autenticidad muchos años después. Y, además, mantienen un vínculo muy especial con Cuerda, que desde su infancia perdura inmutable en el tiempo.

La moto con sidecar en la que viajan Teodoro y Jimmy, los dos protagonistas del filme, se puede ver en el mirador La Rodea Grande, un lugar desde donde disfrutar la majestuosa garganta que forma el Río Mundo, donde está enclavada Ayna. También en esta localidad se debe visitar el escenario de La Casa del Viejo Agricultor, la Calabaza y el Semillero de Hombres, donde es posible encontrase la figura del hombre que brotó y el anciano de larga barba blanca llamado Garcinuño y fotografiarse con ellos.

Almodóvar ha rodado en Toledo escenas de su nueva película, 'La piel que habito', protagonizada por Antonio Banderas

En la plaza de la Alcadima de Liétor, en el casco antiguo, se ha recreado la fachada escenográfica de la ermita de Belén, donde el cura (Cassen) celebraba todos los días la misa como si de una obra teatral se tratara (con "llenazo"). Y en otra situada a la entrada de Molinicos, la fachada del antiguo Ayuntamiento, desde el que el alcalde (Rafael Alonso) arengaba al pueblo y visitantes a hacer flashback. En los emplazamientos donde se rodaron muchas de las escenas de la película existen paneles informativos donde se pueden ver los datos técnicos de cada escena, para que el visitante recorra cada uno de los rincones de estos tres pueblos de película.

La otra gran ruta y más internacional es la que descubre los escenarios de las películas de Pedro Almodóvar. Discurre por la provincia de Ciudad Real, con paradas en pueblos como Granátula de Calatrava, Calzada de Calatrava, Almagro o Puertollano, en los que no sólo ha rodado el director manchego escenas de Volver, también son lugares que han marcado su personalidad. Y el itinerario continúa hacia Toledo, en cuyo casco antiguo y típicos ‘cigarrales' se sitúan escenas de su nueva película, La piel que habito, todavía sin estrenar y protagonizada de nuevo por uno de sus actores fetiche, Antonio Banderas.

Fuera ya de ruta, hay otras muchas películas que han llevado a la gran pantalla paisajes, calles y gentes de Castilla-La Mancha, como Conan el Bárbaro, rodada en la serranía de Cuenca, o La Princesa de Éboli, protagonizada por Belén Rueda y Hugo Silva, grabada en el Palacio Ducal de Pastrana, en la provincia de Guadalajara, convertido en el destino de todos aquellos interesados en conocer algo más sobre la leyenda de este personaje histórico.