Archivo de Público
Miércoles, 16 de Marzo de 2011

La justicia quita la gestión de Dhul a los Ruiz-Mateos

El juez considera que, a pesar de ser un concurso voluntario, es necesario un "control absoluto"

ANA FLORES ·16/03/2011 - 08:00h

ANA FLORES - José María Ruiz-Mateos.

A la familia Ruiz-Mateos no le ha salido la jugada con Dhul. Por más empeño que han puesto en ser los primeros en presentar el concurso de acreedores de la compañía (antigua suspensión de pagos), para no perder el control de esta y su patrimonio, el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Granada ha decidido apearles de la gestión.

Los riesgos del entramado empresarial Nueva Rumasa no permiten cumplir las condiciones normales que rigen los concursos voluntarios, en los que "el deudor conserva las facultades de administración y disposición sobre su patrimonio", explica el auto del juez Blas Alberto González. Concurren "circunstancias que aconsejan que el inicio de este concurso se efectúe bajo un control absoluto de la administración concursal".

El juez encargado del concurso considera que "la situación de insolvencia de la compañía" no parece relacionada con "la propia gestión del Grupo Dhul", sino "con deudas de otras empresas de Nueva Rumasa". Existen además "evidentes relaciones societarias y económicas entre las diversas entidades que integran el entramado empresarial", lo que puede dar lugar a "responsabilidades solidarias" de Dhul "por deudas ajenas".

Un juzgado de Madrid está investigando la posible descapitalización de Clesa en favor de Dhul con la presunta intención de esquivar un pago de nueve millones que la primera debía a la Seguridad Social. Según ha comprobado Público en las cuentas del registro mercantil, Clesa aparecía en 2009 como accionista de Dhul, con un 17,7% del capital, porcentaje que explicaría un trasvase de 31,6 millones de euros de Clesa a Dhul en el ejercicio anterior.

Las cuentas de Dhul mencionan expresamente que "existen operaciones firmadas con entidades financieras de crédito o líneas de descuento cuyo titular es Grupo Dhul, las cuales a su vez se encuentran cedidas mediante contrato de préstamo a terceras empresas".

El auto hace mención además a la existencia de "una multiplicidad de procedimientos judiciales civiles en que la deudora (Dhul) ha sido demandada en su condición de fiadora solidaria de esas deudas ajenas".

Por todo ello, designa a dos abogados, un economista, a la auditora Deloitte, y a Endesa (como acreedor ordinario por la factura de la luz), como administradores del concurso. El juez decide además levantar los embargos que pesaban sobre cuentas de clientes de Dhul, que considera "devastadores", para que vuelva a llegar dinero a la caja y la firma pueda continuar funcionando.