Archivo de Público
Martes, 15 de Marzo de 2011

Ana Pastor: "No percibí que se me había caído el velo"

La periodista de TVE pone el foco sobre la entrevista a Ahmadineyad y no en la anécdota

REBECA FERNÁNDEZ ·15/03/2011 - 20:45h

La directora y presentadora del programa Los Desayunos de TVE, Ana Pastor, se ha convertido en noticia no sólo por la intensa entrevista que ha realizado en exclusiva al presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, sino porque durante este encuentro el velo que le cubría la cabeza, obligatorio para las mujeres en Irán, se le deslizó al cuello dejando a la vista su cabellera.

"Estaba muy atenta escuchando la traducción de un idioma que yo no conozco, a lo que además hay que sumarle que yo no me pongo velo habitualmente, por lo tanto tampoco percibí que se me había caído porque el micrófono estaba sobre el velo y pesaba", ha explicado a Público esta periodista a través de una conversación telefónica, cuando se trasladaba en coche al aeropuerto de Teherán para coger un vuelo de regreso a España.

"No ha habido intención de faltar al respeto a nadie"

El incidente involuntario del velo, que se produjo "justo en el momento en el que el presidente de Irán estaba diciendo que en España también se acosa de alguna manera a la oposición", no provocó ninguna reacción en Ahmadineyad, que estaba "muy centrado" en las preguntas. "Él ha seguido con la conversación. Creo que no ha cambiado ni la cara", precisó la periodista, quien resaltó que no ha habido "intención de faltar al respeto a nadie", porque se vio que llevaba el velo puesto desde el principio.

La directora y presentadora de Los Desayunos de TVE consideró que el incidente del velo es una anécdota, que es "simbólica", y que lo realmente importante es la entrevista. "Hay que poner el foco en sus palabras. Él es el protagonista, no el periodista que le hace la entrevista", destacó antes de defender el trabajo que se hace en la televisión pública española.

"Preparo todas las entrevistas como si fueran la primera y la última"

Pastor ha abordado con valentía temas como la situación de Libia, la represión de la oposición en Irán y las protestas en Oriente Medio, entre otros asuntos, a través de unas preguntas directas que, según la periodista, no son nuevas para los espectadores habituales de su programa. "No sé hacer las entrevistas de otra manera. Todas me las preparo como si fueran la primera y la última", apuntó Pastor, que dedicó unas dos semanas a preparar este encuentro nacido tras las declaraciones de Ahmadineyad sobre Libia. "Pensamos que quizás lo que estaba queriendo decir es que quería hablar del tema y nos pusimos más insistentes", explicó.

Y ahora, ¿cuál es el próximo reto? "El más inmediato es poder ver a mi hijo. Es bueno que la gente se acuerde de que los periodistas también somos personas", concluyó con una sonrisa.