Domingo, 13 de Enero de 2008

Bush insta a los líderes árabes a tomarse en serio la democracia

El presidente de EEUU dice que Irán es el principal patrocinador del terrorismo en el mundo

PÚBLICO ·13/01/2008 - 21:21h

AFP - Bush ayer con el príncipe heredero de Abu Dhabi, el jeque Mohamed Bin Zayed. AFP

La famosa Estatua de la Libertad que adorna el puerto de Nueva York originalmente estaba concebida para flanquear el Canal de Suez. El presidente de EEUU George Bush usó la simbología de esta anécdota para poner el broche final a su discurso ayer en Abu Dhabi ante un grupo de dirigentes árabes.

En palabras cordiales pero contundentes, Bush instó a sus anfitriones durante la gira por Oriente Medio a abrir sus países a la democracia. “No se puede crear confianza en la gente cuando en unas elecciones se presiona a los candidatos de la oposición o se les mete en la cárcel”, criticó Bush.

El mensaje de la democratización de la región recordó a la retórica que precedía la invasión de Irak y que servía para justificar la guerra. El derrocamiento de un dictador como Saddam Hussein serviría como ejemplo que contagiaría a otros países árabes que están gobernados por régimenes autoritarios, pensaban los halcones en Washington.

El presidente enumeró una serie de avances que se han producido desde entonces: elecciones parlamentarias en algunos países, o el hecho de que en Kuwait ahora puedan votar las mujeres.

Pero el discurso incluía una dosis de autocrítica. Los países occidentales, recordó Bush, “durante décadas hicieron caso omiso del deseo de libertad de la gente de esta región en nombre de la estabilidad”. El presidente parecía desmentir las teorías elaboradas por sus antiguos asesores neoconservadores, que soñaban con una democratización rápida a raíz de la intervención en Irak. “Nuestra propia historia nos ha enseñado que el camino hacia la libertad no siempre es plano y que la democracia no se implanta de un día a otro”.

Millones para terroristas

El principal enemigo de la libertad en Oriente Medio, según Bush, no son las dinastías que gobiernan estos países desde hace generaciones, sino el terrorismo islámico. Y detrás está el Gobierno de Teherán, subrayó. “Irán es hoy el principal patrocinador del terrorismo en el mundo”, insistió el presidente de EEUU.

Para justificar su tesis, Bush mencionó que Irán paga “millones de dólares a extremistas en todo el mundo”, como la organización palestina Hamás o el grupo libanés Hizbulá.
Bush también resaltó que el programa nuclear iraní era un peligro, a pesar de que recientemente los propios servicios de inteligencia de EEUU desmintieran esta versión.