Archivo de Público
Martes, 15 de Marzo de 2011

Francia ya reconoce que puede haber "una catástrofe"

La Autoridad de Seguridad Nuclear (ASN) gala cataloga de nivel 6 el accidente de Fukushima

ANDRÉS PÉREZ ·15/03/2011 - 12:47h

REUTERS - El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ayer, en París.

París, la capital mundial del átomo y rival industrial de las firmas japonesas en las exportaciones de centrales, ha decidido tomar la delantera. Desde la tarde de ayer lunes desmiente punto por punto la versión de las autoridades niponas y de la eléctrica Tepco. La Autoridad de Seguridad Nuclear (ASN) gala cataloga hoy de nivel 6 el accidente de Fukushima, y no descarta que aumente el grado. Chernobil fue de nivel 7. El Gobierno galo dice que hay que hacerse a la idea, "no de un accidente grave", sino de "una catástrofe" posible.

El primer ministro francés, François Fillon, anunció que organiza una reunión de crisis con varios miembros de su gabinete, y la ministra de Medio Ambiente, Nathalie Kosciusko-Morizet, reconoció que, tras el estallido en Fukushima, el recinto y el cajón del reactor dos podrían
estar abiertos, por lo que "si este escenario se confirma, es una catástrofe".

Un anuncio que llegó minutos después de la comparecencia del presidente de la Autoridad de Seguridad Nuclear, André-Claude Lacoste.La autoridad independiente gala dijo que "ahora estamos ya en una situación diferente de la de ayer. Está perfectamente claro que estamos a un nivel 6, que es un nivel intermedio entre lo que pasó en Three Mile Island (en 1979) y Chernobil", dijo.

El Gobierno galo habla "no de un accidente grave", sino de "una catástrofe" posible 

La ASN ya contradijo en una primera ocasión ayer por la tarde a las autoridades niponas, que siguen catalogando de nivel 4 el accidente. Tras un período de duda de 48 horas el sábado por la noche, el domingo y parte del lunes, la ASN ha retomado su estrategia de auténtica independencia y auténtico peritaje, impulsada desde hace cuatro años.

París ha reconocido estar efectuando sus propias medidas de radiactividad en y entorno a Japón. El ministerio de Exteriores aconseja a los franceses que regresan someterse a tests clínicos de radiactividad, algo técnicamente imposible en caso de afluencia, dado que sólo tres centros en Francia pueden efectuar esos análisis largos y caros cuando se trata de medir las dosis ingeridas, respiradas oabsorbidas por la piel.

Los ministros de Exteriores de las principales potencias mundiales, el llamado G8, están reunidos en París desde ayer. Oficialmente, según el Quai d'Orsay, lo único que está en la agenda de ese bloque es el "la catástrofe natural" en Japón, y "sus consecuencias". Según fuentesdiplomáticas, ninguna operación conjunta de las principales potencias del planeta sería decidida en París para desplegar medios e intervenir conjuntamente frente a los escapes radiactivos en curso, que tienendesconcertados a los expertos y han desafiado los métodos de rescate de los ingenieros japoneses.

No obstante, Berlín y París podrían estar preparando, para sacar un comunicado, una iniciativa futura destinada a mejorar y armonizar las normas de seguridad nuclear en el marco del G20. Es lo que ha afirmado el ministro de Medio Ambiente alemán, Norbert Röttgen, sin que haya sido confirmado de momento por París.

El concepto de "seguridad nuclear" tiene que ver con los protocolos en aplicación durante el funcionamiento normal de una central, y no conciernen en nada la gestión post-accidental, esto es, una catástrofe en curso.