Archivo de Público
Martes, 15 de Marzo de 2011

Se teme una fuga radiactiva por fusión del núcleo de un reactor en Fukushima

EFE ·15/03/2011 - 05:36h

EFE - Personal médico comprueba los niveles de radiación de una mujer y su hijo en Kawamata en la región de Fukushima (Japón).

La empresa operadora de la central nuclear de Fukushima (noreste de Japón) reconoció hoy que teme una fuga radiactiva por una posible fusión del núcleo del reactor número 2, donde esta mañana se produjo una explosión.

El Gobierno japonés ha incrementado a 30 kilómetros el perímetro en que deben ser evacuados los residentes de la zona, mientras el primer ministro, Naoto Kan, admitió que es posible que se produzcan nuevas fugas de radiación en la zona.

Tokyo Electric Power (TEPCO) admitió que puede haberse emitido radiación tras quedar dañada la estructura que envuelve al reactor número 2, mientras los niveles de radiactividad en la zona llegaron a marcar 8.217 microsievert por hora, ocho veces el límite permitido.

Estar expuesto a esa radiación durante una hora equivale a la misma cantidad que absorbe una persona corriente durante un año entero.

Por ahora las autoridades no han confirmado que haya ocurrido una fusión del núcleo del reactor a causa de la exposición de las barras de combustible por problemas en el sistema de refrigeración del reactor.

Es posible que la deflagración de esta mañana afectara a parte del sistema de control de presión del reactor, según informó la Agencia de Seguridad Nuclear.

La agencia Kyodo señaló que el receptáculo de seguridad que protege al núcleo pudo haber resultado dañado por la caída de la presión en su interior.

El estallido ocurrió a primera hora de la mañana, las 6.10 hora local (21.10 GMT del lunes), poco después de que el Gobierno admitiera que el reactor continuaba inestable y, según Kyodo, ha comenzado la evacuación de los empleados de la central.

Decenas de operarios de la planta estuvieron toda la noche trabajando para inyectar agua marina en los reactores para tratara de enfriarlos.

Los trabajadores pretendían mantener intactos los recipientes primarios de contención de los reactores (las "capas" que los protegen) y evitar una peligrosa fuga de radiactividad en la zona, en la que se han evacuado a más de 200.000 personas.

El grave seísmo del viernes en Japón, que ha causado más de 5.000 víctimas entre muertos y desaparecidos, provocó problemas de sobrecalentamiento en tres reactores de la planta nuclear de Fukushima, debido a la falta de energía.

El sábado y ayer lunes se produjeron dos explosiones, en los reactores 1 y 3, a causa de la acumulación de hidrógeno en los recintos secundarios que protegen a los reactores, que según el Gobierno no han provocado fugas masivas de radiación.