Archivo de Público
Lunes, 14 de Marzo de 2011

El Real estrena la "estilizada" versión de Decker del "Werther" de Massenet

EFE ·14/03/2011 - 16:20h

EFE - La mezzo-soprano Sophie Koch y el tenor José Bros durante la presentación esta mañana en el Teatro Real de la ópera "Werther" de Jules Massenet, basado en la novela de Gorthe, que se estrenará en este teatro el próximo día 19, en un montaje de Willy Decker.

"Werther" de Massenet es la sublimación del sentimiento, una obra en la que no tiene desperdicio ni una sola palabra, ni una sola nota, y más aún en el montaje que estrena el sábado el Teatro Real, un "estilizado" ejercicio emocional que firma Willy Decker y protagoniza, por primera vez en España, José Bros.

El tenor barcelonés José Bros y la mezzosoprano francesa Sophie Koch han explicado hoy en un encuentro con la prensa, acompañados por el director musical, Emmanuel Villaume, los pormenores de esta versión que produjeron Amsterdam y Lyon en 1994 y cuyos derechos fueron adquiridos posteriormente por la Ópera de Fráncfort.

"Tenía muchas ganas de hacer este 'Werther' en España porque fue mi debut en el personaje hace cuatro años en Nápoles aunque con distintos compañeros", ha detallado Bros.

Para el tenor es "un placer" trabajar con Villaume, "por cómo está atento a cada compás, a cada nota", con Koch, con la que comparte "tan grandes emociones", y con el resto del doble reparto, un sistema de trabajo necesario para él porque, confiesa, necesita descansar entre funciones.

"'Werther' me da grandes satisfacciones, me apasiona, pero necesito el descanso de dos días entre funciones, si no, caería en las redes del personaje. Es una de las muertes más largas que he cantado nunca y me tengo que recuperar emocionalmente", desvela Bros.

Se apropia del personaje, lo siente muy suyo, "como una segunda piel", pero, dice, "si no te controlas en el escenario puedes llegar incluso a desubicarte" pero es que, además, en el escenario no cuenta con ninguna "muleta" en la que apoyarse, sólo en sus emociones, y eso, insiste, "te implica muchísimo".

"Todos tenemos que ser conscientes de nuestros límites. Quería incorporar este rol pero no veía que llegara el momento. Mi voz es ahora como debía ser. He ido evolucionando sin forzar nada. Poder interpretar una obra así es maravilloso", ha añadido.

Para Villaume la puesta en escena de Decker es "preciosa, muy depurada", el doble reparto "excepcional" y la música y el libreto de "un refinamiento extraordinario por la conexión que hay entre la poesía dramática, la narración y la melodía".

"Está llena de autenticidad, poesía y ligereza", ha subrayado Villaume, que ya ha dirigido este título en varias ocasiones.

El alemán Willy Decker ha querido una versión de la obra de Jules Massenet (1842-1912), basada en la novela epistolar de Goethe y estrenada en 1892, "estilizada, nada literal" respecto al libreto de Edouard Blau, Paul Milliet y Georges Hartmann aunque todo el esfuerzo recae en el poder de los sentimientos.

"La obra de Massenet no se entiende si no se entiende lo emocional, que es lo importante, no la estructura mientras que, por ejemplo, en Beethoven o en Mozart la estructura se sostiene independientemente de lo que experimenten los personajes", apunta.

En "Werther", las tribulaciones sentimentales de un joven y su autodestructiva posición ante el mundo, Massenet hace "una deconstrucción simbólica de los personajes, a los que disocia, estiliza y vuelve a unir de forma muy inteligente".

La influencia más interesante en la obra de Massenet es, "sin duda", Wagner y lo destacable es el uso que hace de "un motivo" próximo a la estructura wagneriana que simplifica y determina con el color de la orquesta.

Koch, que ha asegurado que Bros (1965) le recuerda a Alfredo Kraus por su "sentido musical e implicación" en lo que hace, ha indicado que le conmueve trabajar con un director como Villaume, "que ama a Massenet y que atiende las necesidades de los cantantes, algo no muy frecuente".

La mezzosoprano, que ha cantado ocho producciones distintas de "Werther", ha coincidido con Villaume en que este montaje es "el más estilizado" de todos en los que ha participado, el menos naturalista, más simbólico y abstracto.

Concha Barrigós.