Archivo de Público
Lunes, 14 de Marzo de 2011

Cameron insiste en que una zona de exclusión aérea sobre Libia es factible

EFE ·14/03/2011 - 11:00h

EFE - Un hombre intenta apagar un incendio que destruyó unas viviendas, cerca del tribunal y la sede del partido de la oposición libia en la ciudad portuaria de Bengasi, Libia, el pasado sábado 12 de marzo.

El primer ministro británico, David Cameron, recalcó hoy en la Cámara de los Comunes que "es perfectamente factible" establecer una zona de exclusión aérea sobre Libia, con el objetivo de evitar que las Fuerzas Armadas leales a Muamar al Gadafi, ataquen la población.

Cameron compareció para explicar a los diputados el resultado de la cumbre del Consejo europeo del pasado viernes en Bruselas, en la que los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea acordaron examinar "todas las opciones" para proteger a la población libia, a condición de que haya una base legal "clara" y respaldo de los países de la región.

El primer ministro dijo que había habido "progresos" en el Consejo, donde quedó "claro como el cristal" que Gadafi debe irse, aunque subrayó que "siempre hay titubeo" en la UE cuando se tratan opciones militares.

El líder conservador señaló que el Reino Unido participará junto con otros países del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en la elaboración de un borrador de resolución sobre las opciones para abordar la crisis libia, que incluirá la posibilidad de una zona de exclusión aérea.

El Reino Unido abogará también por incluir en ese documento "medidas más duras contra los mercenarios extranjeros (empleados por el régimen de Gadafi para luchar contra los rebeldes), así como para los Estados de los que proceden".

El Reino Unido y Francia son los dos países europeos que más abiertamente promueven el establecimiento de una zona de exclusión aérea sobre Libia, mientras que otros Estados, entre ellos Alemania, se muestran más cautos y piden tener en cuenta las consecuencias de cualquier iniciativa militar.

Cameron recalcó hoy que Gran Bretaña va a seguir "al frente" de la resolución de la crisis libia al considerar que va en el interés nacional promover "el crecimiento de sociedades abiertas así como los fundamentos de la democracia en Oriente Medio y el norte de África".

Si no se hace nada, insistió, se corre el riesgo de que surja "un Estado paria fracasado al sur de Europa, con un riesgo potencial a nuestra seguridad, empujando a gente por el Mediterráneo y creando un mundo más incierto" para el Reino Unido y sus aliados.