Archivo de Público
Lunes, 14 de Marzo de 2011

Entidades de salud critican política británica contra el alcohol

Reuters ·14/03/2011 - 16:26h

Seis importantes organizaciones de salud quitaron el lunes su apoyo a la iniciativa del Gobierno británico que apunta a promover un consumo de alcohol responsable, al acusar a los ministros de no hacer frente a la industria de las bebidas alcohólicas.

Los grupos, entre los que se encuentran la entidad benéfica Alcohol Concern y la Asociación Médica Británica (BMA)- que representa a los médicos-, tomaron la decisión justo un día antes de que se anuncie la iniciativa.

Bajo el "acuerdo de responsabilidad" del Gobierno, cuyos detalles aun deben revelarse, se pide a la industria de las bebidas alcohólicas que firme voluntariamente una serie de compromisos que apuntan a combatir el abuso de alcohol.

Las medidas podrían incluir que el 80 por ciento de las bebidas en venta estén etiquetadas con el contenido por unidad y la toma de medidas para reducir el consumo alcohólico en menores de edad. También podrían firmarse compromisos para una publicidad responsable y la reducción de las campañas cerca de escuelas.

Pero los grupos sanitarios dijeron que el acuerdo no era lo suficientemente específico, lo que permitía a la industria determinar políticas.

"No hemos visto aún evidencia de que el Gobierno esté trabajando en una estrategia exhaustiva e interdepartamental para reducir el daño causado por el alcohol, en base a la evidencia de lo que funciona, con sistemas de evaluación rigurosos", indicaron las entidades en un comunicado conjunto.

Don Shenker, presidente ejecutivo de Alcohol Concern, dijo que era "el peor acuerdo para todos" los que quieren ver reducido el daño por el consumo de alcohol.

"No hay blancos específicos y tampoco ninguna sanción si la industria de la bebida no logra cumplir con sus compromisos", añadió.

"Al permitir a la industria de la bebida proponer este tipo de compromisos sobre el alcohol (...) este Gobierno claramente ha demostrado que cuando se trata de salud pública su primera prioridad es tomar partido por los grandes negocios y proteger el beneficio privado", indicó.

El secretario de Salud, Andrew Lansley, rechazó las críticas argumentando que se trata de una parte de la política sanitaria y agregó que el Gobierno ya anunció otros planes para endurecer las leyes.