Archivo de Público
Lunes, 14 de Marzo de 2011

Desconcierto en el paddock

La aerodinámica de Red Bull y la consistencia de Ferrari, lo más destacado de la incierta pretemporada de F1

ÁNGEL LUIS MENÉNDEZ ·14/03/2011 - 18:25h

Instruido y didáctico, Marc Gené resume en una frase la pretemporada del Mundial de F1 que el sábado echó el cierre en Montmeló: "Un coche debe nacer bien. Eso es básico para no ir a remolque el resto del año, aunque con tantas novedades técnicas es difícil saber dónde estás realmente". He ahí la clave, la revolución reglamentaria impulsada por la Federación Internacional de Automovilismo ha provocado tal desconcierto general que pocos se atreven apostar con fe ciega por el ganador del GP de Australia del próximo día 27, primera cita de la temporada.


 

Red Bull, equipo que firmó el doblete piloto y escudería en 2010, y Ferrari llegan como favoritos, pero nadie descarta la aparición de un tapado al volante de McLaren, Mercedes, Renault, Williams e incluso Sauber. La inestabilidad que transmite el comportamiento de los nuevos neumáticos Pirelli es tal que hay varios candidatos a luchar por las primeras fila de la parrillade Melbourne. Así, el accidentado y ausente Kubica (Re-nault), Barrichello (Williams) y Schumacher (Mercedes) marcaron los mejores tiempos en los entrenamientos celebrados desde febrero en Cheste, Jerez y Montmeló respectivamente.


 

En carrera, por ejemplo, a 58 vueltas previstas en Australia, la pretemporada señala a Vettel, Alonso y Webber como aspirantes a subir a lo más alto del cajón. Con un ritmo demoledor y una capacidad estratégica superior al resto, Red Bull y Ferrari tienen ventaja. La degradación de las gomas ha llevado a los ingenieros de los equipos a cifrar en tres o cuatro, incluso en cinco, el número de veces que deberán acudir los pilotos a boxes a cambiar ruedas. La elección del instante en la que entra cada uno y la velocidad de ejecución del desmontaje y montaje de los neumáticos serán más decisivas que nunca. Un acierto puede llevarte al triunfo, un error te arruina el día. Es la F1.