Archivo de Público
Lunes, 14 de Marzo de 2011

La falta de electricidad agrava las gélidas noches

Las víctimas mortales superan las 10.000 y hay 600.000 desplazados

PÚBLICO ·14/03/2011 - 08:00h

PÚBLICO - El Ejército carga un cuerpo en Higashimatsushima. afp

Con temperaturas nocturnas de un grado, la falta de energía está azotando a los supervivientes del norte de Japón: 2,6 millones de hogares se enfrentaron la pasada noche sin electricidad a la gélida espera. Además, 1,4 millones carecen de agua corriente y 3,2 millones se podrían encontrar sin suministro de gas en las próximas horas, según un informe de la Oficina de Ayuda Humanitaria de Naciones Unidas (OCHA), que reclama alimentos, agua potable, mantas, combustible e instrumental médico. Los primeros equipos de rescate de los 69 países que ofrecieron ayuda humanitaria empezaron a llegar ayer a las zonas afectadas. Entre ellos llama la atención China, que aparcó temporalmente las tensas relaciones diplomáticas que tiene con Japón.

Ante el desabastecimiento energético que produjo el cierre del 20% de las plantas nucleares, el primer ministro, Naoto Kan, anunció que habrá cortes temporales del suministro energético durante los próximos días, que afectarán a tres millones de fábricas, oficinas y hogares.

Japón ha levantado 2.050 refugios humanitarios en el norte del país

Nuevo recuento de víctimas

El último saldo de fallecidos alcanzó ayer los 10.000, según el jefe de la Policía de la provincia de Miyagi, Naoto Takeuchi, quien precisó que "la cifra será, casi seguro, superior", informa Reuters. Esta región fue una de las zonas más afectadas por el triple castigo del terremoto, el tsunami y los incendios posteriores. Tres días después, muchos de estos fuegos siguen activos.

En áreas más seguras, las autoridades han levantado 2.050 refugios de emergencia, que dan cobijo a quienes han perdido sus hogares o temen regresar bajo sus techos agrietados. Según la OCHA, la cifra de desplazados alcanza ya los 600.000, de los cuales 210.000 fueron desalojados del área de seguridad que se estableció alrededor de los reactores de Fukushima. Para coordinar las labores de rescate, el Gobierno japonés ha movilizado a 100.000 soldados, 190 aviones y 45 barcos.

Hay 465 carreteras, 43 puentes y siete líneas férreas cortadas

Además de la provincia de Miyagi, el desastre se cebó especialmente con las de Ibaraki, Tochigi, Iwate y Fukushima. En una localidad de Iwate, Rikuzentakata, mil personas encontraban ayer refugio en un colegio situado en lo alto de una colina, al calor de una estufa y protegidos por los muros del edificio, de los que cuelgan listas con los nombres de los supervivientes.

Con 465 carreteras, 43 puentes y siete líneas férreas cortadas en el norte del país, ciudades como la capital de Miyagi, Sendai, se han convertido en un avispero de helicópteros, que evacuan a los heridos más graves. En tierra, la población aguarda pacientemente una solución al desabastecimiento de alimentos y gasolina.