Domingo, 13 de Enero de 2008

Desarrollan un corazón ‘bioartificial’ con células neonatales

Investigadores norteamericanos consiguen un corazón artificial de tejido vivo siguiendo un método que puede revolucionar el desarrollo de órganos

ANTONIO GONZÁLEZ ·13/01/2008 - 18:40h

Thomas Matthiesen - Varias fases del proceso de descelularización del corazón.

 

Un grupo de investigadores del Centro de Reparación Cardiaca de la Universidad de Minnesota (EEUU) ha conseguido desarrollar un corazón artificial dotando de células vivas la estructura de un corazón muerto de rata adulta, según publica en la revista Nature Medicine.

Para conseguirlo, han utilizado un método conocido como descelularización, que consiste en retirar todas las células de un órgano dejando intacta la matriz extracelular, una especie de andamio que existe entre las células.

Tras eliminar las células del órgano muerto, el corazón se rellenó con células cardíacas neonatales. A los cuatro días el tejido cardíaco empezó a experimentar contracciones, y a los ocho, latidos propiamente dichos tras recibir estimulación, consiguiendo una capacidad de bombeo del 2% de un corazón adulto.

"Las células poseen muchos de los marcadores que asociados con el corazón y además parecen saber comportarse como tejido cardiaco", explica la responsable del equipo de investigadores y la directora del citado centro, Doris Taylor.

Para los científicos responsables del logro, este sistema puede revolucionar la forma de desarrollar tejidos artificiales. Taylor sostiene que la idea es que en el futuro se puedan trasplantar vasos sanguíneos y otros tejidos a partir de las propias células del paciente.

A su juicio, la descelularización puede ser la solución para la construcción de órganos completos como el corazón, ya que se basa en la utilización de una estructura natural. "Hemos utilizado los ladrillos del edificio creado por la naturaleza para construir un nuevo órgano", resume otro de los autores, Harald C. Ott, del Hospital General de Massachusetts.

Más posibilidades para la donación

Los autores del ensayo consideran que este trabajo podría permitir en el futuro aumentar las posibilidades de la donación de órganos, que actualmente son limitadas.

Además, un corazón artificial desarrollado a partir de este sistema podría permitir superar obstáculos como el rechazo, que obliga a las personas trasplantadas a tomar medicamentos de por vida, ya que las células procederían del mismo paciente.

"De cara al futuro, nuestro objetivo es usar las células madre del propio paciente para construir un nuevo corazón", explica Taylor, que considera también que este logro abre la puerta a la posibilidad de utilizar este mismo método para crear otros órganos como el hígado, los riñones, los pulmones o el páncreas.

Noticias Relacionadas