Archivo de Público
Domingo, 13 de Marzo de 2011

Japón declara el estado de emergencia en otra planta nuclear

La operadora de la central ha fijado el nivel de emergencia en uno, el más bajo de la escala

Viena ·13/03/2011 - 16:08h


View Larger Map

El peligro nuclear se extiende en Japón. Las autoridades niponas han declarado el estado de emergencia nuclear para otra planta atómica, en Onagawa, debido al elevado nivel de radiactividad, según el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en Viena.

El país japonés comunicó al OIEA que la operadora de la central nuclear de Onagawa, Tohoku Electric Power Company, ha fijado el nivel de emergencia en uno, el más bajo de la escala.

Las autoridades niponas dijeron al organismo de la ONU que "los tres reactores en la planta nuclear de Onagawa están bajo control".

La central nuclear si sitúa a unos 450 kilómetros de Tokio

Según el OIEA, la alerta se debió a "la lectura de los niveles de radiactividad permitida en los alrededores de la planta. Las autoridades japonesas están investigando la fuente de la radiación". La central atómica de Onagawa está ubicada en la prefectura de Miyagi, unos 450 kilómetros al norte de Tokio, una zona afectada por el sismo del pasado viernes, el más fuerte jamás registrado en Japón.

El temblor y el posterior "tsunami" afectaron también a dos de los seis reactores de la central nuclear de Fukushima, unos 150 kilómetros al sur de Onagawa, en la costa oriental de Japón.

En el caso de Fukushima, las autoridades niponas informaron al OIEA que la ventilación el sistema de contención del reactor número 3 comenzó esta mañana para permitir que la fuga controlada de vapor rebaje la presión en el interior de la vasija de contención del reactor.

Este procedimiento se aplicó después de que fallaran varios intentos de refrigerar la planta, primero con agua normal y después con agua de mar, agregó el comunicado del OIEA.

Sin embargo, los expertos japoneses no precisaron si la salida de vapor contribuyó a aumentar el nivel de radiactividad en el entorno de las instalaciones, aunque sí advirtieron de "una posible acumulación de hidrógeno".